El mensaje de Valentino Rossi que pone patas arriba MotoGP | EFE

Valentino Rossi suelta una bomba en Yamaha (y Marc Márquez no se lo cree)

stop

El mensaje del italiano que pone patas arriba el Mundial de MotoGP

15 de agosto de 2017 (11:26 CET)

Estallido. Valentino Rossi y Maverick Viñales explotaron después del GP de Austria. Las Yamaha empezaron el  Mundial de MotoGP de forma casi inmejorable, pero con el paso de las carreras las cosas han cambiado.

Lejos de ir a mejor, las M1 se han estancado y no evolucionan a la par que el resto de motos de la parrilla. Un panorama que dejó a los pilotos de la escudería japonesa en la sexta –Maverick- y la séptima –Rossi- posición.

Ninguno de los dos pudo reprimir sus pensamientos al término de la carrera. Sobre todo el italiano, que se mostró especialmente indignado e incluso mandó un mensaje a los responsables japoneses.

Problema de calzado

“El problema es que tras 12 vueltas cayó mucho la goma trasera. Así todo se volvió mucho más difícil. La segunda parte fue muy dura. Ese es el problema de nuestra moto: estresamos mucho la goma trasera”, señaló el de Urbino.

En Yamaha ya intentaron buscar una solución al problema cambiando el chasis, pero los responsables no lograron dar con la tecla: “El chasis lo cambiamos en Assen, después de Jerez y Barcelona, donde destruimos la goma trasera y teníamos grandes dificultades. Con el chasis nuevo logramos hacer girar mejor la moto, pero el problema de la goma continúa. Todavía no lo hemos logrado solucionar. Gastamos la goma más que el año pasado y éramos bastante lentos".

 “Si tuviéramos que disputar otra carrera ahora mismo no sabría qué cambiar para hacerlo mejor. Debemos mejorar electrónica y mecánicamente, y eso lo deben solucionar en Japón”, opinó el heptacampeón.

La indignación de Il Dottore fue tal que incluso desechó la idea de ganar su décimo título: "No es muy inteligente pensar en ganar el Mundial cuando haces séptimo. Primero hay que ser competitivos. En Brno iba fuerte. No hice la vuelta rápida por poco. El problema es que la goma se acabó”, señaló Rossi.

La reacción de Márquez

Una declaración a la que Marc Márquez no da ninguna credibilidad. El líder del campeonato conoce muy bien a Valentino, del que no se fía ni de pedirle la hora.

El de Cervera sabe de las triquiñuelas del italiano y que a Rossi le gusta mucho disputar el torneo fuera del asfalto. Siendo este probablemente el último Mundial que puede ganar el italiano, Marc sabe que hasta la última vuelta de la última carrera no tirará la toalla.

Da igual lo que diga el de Yamaha. Márquez no piensa relajarse. Sabe que en cualquier momento Rossi intentará el hachazo y no permitirá que le pille desprevenido.