Valentino Rossi suelta una bomba en el GP de Qatar (con recadito a Marc Márquez, Jorge Lorenzo y Maverick Viñales)

stop

El italiano habló en el circuito de Losail

Yamaha elige al nuevo Valentino Rossi | EFE

26 de marzo de 2017 (22:08 CET)

Frenético. Así ha sido el primer Gran Premio de MotoGP de la temporada 2017 que se llevó Maverick Viñales. El catalán hizo historia al convertirse en el segundo piloto más joven en ganar una carrera con dos equipos diferentes.

Pero el circuito de Losail tuvo otro protagonista. Su compañero en Yamaha, Valentino Rossi, tuvo una actuación espectacular, se sobrepuso a un toque en la salida y se adjudicó el tercer puesto en el podio -por detrás de Andrea Dovizioso y por delante de Marc Márquez-.

A pesar de ser tercero, el italiano dio la campanada sobre el asfalto. Venía como el gran descolgado pero dejó claro que no hay nada más lejos de la realidad. Su exhibición fue un mensaje claro a sus competidores

La primera en la frente

Todos en Honda lo daban por jubilado. Se fiaron de los resultados de los test celebrados en los últimos meses y se llevaron una sorpresa mayúscula.

Como venía avanzando Diario Gol, Valentino no lo había dado todo en los test y hoy demostró que las máquinas de Repsol están a un mundo de las Yamaha. El Mundial no será otro paseo para el tricampeón.

Se acuerda de su ex compañero

Jorge Lorenzo también se llevó lo suyo. El mallorquín fue undécimo y el golpe en Ducati ha sido bestial. Que el balear haya sido el fichaje millonario y que no haya terminado ni en el top 10 es un fracaso total para la escudería italiana y para el ex de Yamaha.

Más aún que su compañero de equipo, Dovi, haya sido el único capaz de competir por la victoria. Jorge no estaría sufriendo esta situación si no hubiera abandonado el equipo nipón. Al contrario. Hoy hubiera luchado por el liderato. 

La bomba

Il dottore avisa: se ve capaz de luchar por el Mundial. Todavía tiene habre y no dudará en su camino hacia su décimo título (octavo en la categoría reina).

El de Urbino sabe que el segundo puesto de Dovizioso no será la tónica del campeonato. Conoce las Ducati. Sabe que las motos de la compañía boloñesa no son regulares.

No mantendrán la fiabilidad y habrán caídas. El circuito de Qatar favorece a las GP17, pero el resto de pistas serán otro cantar.

El recadito a Viñales

Con todo, el rival a batir es Viñales. Por eso está tranquilo. En Yamaha hay una máxima: si el Mundial está en juego entre sus dos pilotos, barrerán hacia Rossi para que se lleve su décimo campeonato.

No es lo mismo mediáticamente que lo gane el heptacampeón que que lo haga el recién llegado.

Además, existe un pacto no escrito entre ellos. Si Maverick ayuda a Rossi a ganar el título, le devolverá el favor la temporada que viene. El catalán tiene mucho camino por delante, mientras que Rossi no tendrá muchas más oportunidades para sumar otro campeonato a su palmarés. El espectáculo no ha hecho más que empezar.