Valentino Rossi suelta una bomba al salir del Hospital de Rimini

stop

La realidad más cruda del de Urbino

Valentino Rossi reconoce la verdad más dura al salir del Hospital de Rimini | EFE

28 de mayo de 2017 (19:12 CET)

Ya está en casa sano y salvo. Valentino Rossi abandonó este fin de semana el hospital de Rimini, donde ha estado ingresado debido a la caída que sufrió mientras practicaba motocross en el circuito del Cross Club Cavallara, en la provincia de Pesaro y UrbinoItalia.

El de Urbino perdió el control de la Yamaha de cross cayó al suelo, golpeándose en el abdomen y el tórax con el manillar de la moto.

Il dottore fue trasladado al hospital debido a los problemas respiratorios que sufría, donde se le hicieron pruebas por las posibles lesiones en las extremidades y en el hígado y el bazo.

Sin consecuencias

Por suerte todo ha terminado en nada y el piloto ya solo piensa en el GP de Mugello que se celebra la semana que viene.

Sin embargo, hay un asunto que ronda por la cabeza del heptacampeón y que preocupa al piloto después del accidente sufrido.

La caída en esta ocasión no ha tenido importancia, pero sabe que una más fuerte podría dejarle sin el Mundial. Para siempre.

Problema inevitable

El piloto ya suma 38 primaveras y, como a todos, empieza a acusarle la edad. El de Yamaha ya no es un chaval, y tiene muy claro que Cada Gran Premio disputado le acerca más a la última carrera. Pronto Valentino Rossi se convertirá en una leyenda.

En este sentido, tiene muy claro que sus opciones para ganar el décimo mundial –el octavo en la categoría reina, pasan por esta temporada. Para Rossi, es ahora o nunca.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad