Marc Márquez recibe una llamada (y es sobre Valentino Rossi) | EFE

Valentino Rossi se lo carga todo: “Y esta es la verdad” (Y es de Marc Márquez)

stop

El italiano estalla en MotoGP contra propios y ajenos

09 de julio de 2018 (17:45 CET)

Tras siete Grandes Premios disputados en MotoGP, la preocupación de Valentino Rossi no deja de crecer. El italiano va como loco por adjudicarse el décimo Mundial de su carrera. De hecho, por eso firmó con Yamaha.

Los japoneses le otorgaron la oportunidad de conseguirlo mediante una ampliación de contrato. Pero el propio Rossi no ve que vaya a estar a la altura ni siquiera de luchar por el título. “Y esta es la verdad”, afirma Il Dottore.

Rossi destroza a Márquez (o los muertos en el armario. Y uno huele muy mal) | EFE

El ambiente en Yamaha se calienta

En la escudería japonesa siguen sin dar con la fórmula que devuelva al equipo a lo más alto y los roces en la escudería no dejan de crecer. Mientras Rossi intenta marcar el desarrollo de la moto, Viñales apunta que es mejor escucharle a él, que siempre estuvo por delante de Rossi en la clasificación el año pasado. Y así, el uno por el otro y la casa sin barrer.

Una situación que deja con mucha ventaja a Marc Márquez, que ya le saca 41 puntos a su inmediato perseguidor, Rossi. Y es que hasta el propio heptacampeón considera que no tiene opciones y que el Mundial lo ganará de calle Márquez. Para el de Urbino, MotoGP está decidido.

Valentino Rossi tira la toalla

Tal y como reconoce a sus compañeros en Yamaha, Valentino opina que Marc y Honda están a otro nivel, que no se puede competir con él y que se llevará su quinto título en la máxima categoría del motociclismo sí o sí.

En este sentido, sabe que solo podría ganar el campeonato si va cargado de tensión. Con los problemas de su lado es la única forma con la que podría sumar su décimo título.

De ahí que Rossi no haya ni siquiera intentado limar las asperezas que mantiene con el catalán desde hace tiempo. Es la única baza que le queda. Asimismo, Jorge Lorenzo, el único que parecía que le podía plantar cara al catalán, sigue sumando una carrera buena por cuatro malas. Y así es imposible.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad