Valentino Rossi se cargó los días felices de Jorge Lorenzo en Yamaha | EFE

Valentino Rossi se cargó a Jorge Lorenzo de Yamaha

stop

La marcha del piloto a Ducati fue una forma de camuflar la ruptura interna

27 de octubre de 2017 (17:57 CET)

Noviembre de 2015. Jorge Lorenzo se proclama campeón del mundo de motociclismo en la modalidad de MotoGP. Es su tercera corona en la categoría reina.

El piloto balear ganó el GP de Valencia y se impuso a Valentino Rossi, su compañero de equipo en Yamaha, en la lucha por el título. El mallorquín ganó por cinco puntos de diferencia.

La carrera anterior, en Sepang, había deparado una de las escenas más polémicas de la historia reciente de MotoGP. La patada de Rossi a Marc Márquez que le supuso una dura sanción.

Rossi recurrió aquella sanción ante el Tribunal de Arbitraje del Deporte, el TAS. Pero Lorenzo intervino aportando pruebas documentales para que no se levantase la sanción. Y se mantuvo.

Aquel fue el momento de la ruptura definitiva entre Rossi y Lorenzo. Hacía años que la relación entre ambos no era fluida. Pero desde aquel momento se convirtieron en enemigos. El nonacampeón del mundo nunca se lo perdonó. 

A partir de entonces, el piloto italiano movió todos los hilos posibles para sacar a Lorenzo de Yamaha. Y es que Rossi tiene mucho poder, tanto en Yamaha como en Dorna.

Según cuentan a Diario Gol fuentes muy cercanas a Jorge Lorenzo, fue Rossi quien presionó para que la oferta de renovación de Yamaha al balear fuese irrisoria. Y eso le llevó a sopesar Ducati.

Su manager, Albert Valera, fue clave a la hora de tomar aquella decisión que Lorenzo no terminaba de tener clara. Pero cada vez más, se sentía desplazado en Yamaha. Incómodo. Forzado a dejar su equipo de siempre y marchar a donde quiera que fuese.

Lin Jarvis deseaba su salida

Cuando decidió fichar por Ducati –donde cobra más dinero salarial, pero seguramente perderá ingresos de patrocinio–, casi todos sus mecánicos en Yamaha le dieron la espalda.

No fue casualidad. La salida de Jorge era una decisión de equipo. El propio Lin Jarvis, capo de Yamaha, estaba a favor de la marcha del español, visto como se había caldeado el ambiente.

Entre Rossi y Lorenzo, Jarvis no tenía dudas. Y a la tensa situación que se vivía en el paddock –con el famoso muro, la ocultación de información dentro del mismo equipo y algún que otro enfrentamiento– se sumaron aspectos de tipo fiscal que no hacían ni pizca de gracia.

Lorenzo podría salir salpicado de un asunto judicial en el que su abogado y asesor fiscal, Iván Zaldúa, intentará que la sangre no llegue al río. Si llega, podría complicarse hasta el futuro del piloto español en Ducati.

Todos estos factores desembocaron en la ruptura de Jorge Lorenzo con Yamaha. Rossi tiró la primera piedra de una decisión traumática que se vendió ante los medios como la voluntad de Lorenzo de ir a Ducati cuando, en realidad, era una invitación en toda regla de Yamaha para que dejase el equipo.