Valentino Rossi y el secreto de Marc Márquez| EFE

Valentino Rossi presiona a Yamaha con un fichaje para acabar con Marc Márquez

stop

El piloto italiano mantiene intacta su obsesión con debilitar al catalán

26 de junio de 2018 (19:58 CET)

Tesón. Es una característica común en los deportistas de élite. Necesitan ser muy perseverantes para alcanzar sus metas en la máxima competición. Así le ocurre a Valentino Rossi.

El piloto italiano, de hecho, roza lo obsesivo. Por este motivo se tomó tan mal la derrota a manos de Jorge Lorenzo en 2015. En la última carrera le privaron de su décimo Mundial.

Desde entonces, Rossi vive atormentado. Y empeñado en volver a ser el que fue aunque sabe que ya nunca lo será. El tiempo no pasa en balde y sus 40 años de edad le hacen imposible rendir como lo que fue en el pasado: el mejor.

Pese a todo, el piloto estrella de Yamaha no pierde la esperanza y sigue peleando año tras año por la gloria. Lejos queda ya su último campeonato del mundo: cayó en 2009.

Desde entonces, el italiano parece vagar por MotoGP como alma en pena. Tratando de demostrar una jerarquía que ya se ha esfumado.

Obsesionado con Marc Márquez

Ahora, Rossi logra podios, terceras plazas, y ese es su tope. Ya van cuatro esta temporada. Sin embargo, la realidad es que no gana una carrera desde hace un año.

Más allá de volver a ganar, el de Tavullia tiene otra obsesión entre ceja y ceja. Se llama Marc Márquez. Es su rival a más no poder. Su enemigo fatal.

El piloto de Honda suma prácticamente sus participaciones en MotoGP por victorias. Desde su debut en la categoría reina, tan solo perdió ese fatídico 2015 que se llevó Lorenzo.

Y si Rossi no puede volver a ganar, por lo menos hará todo lo que esté en su mano para volver a destronar a Márquez. ¿Cómo? Haciendo las mil y una.

Rossi quiere a Pedrosa en Yamaha

La última jugada que se le ha ocurrido es fichar a Dani Pedrosa para Yamaha. El menudo piloto catalán deja Honda después de 18 años.

Se dice pronto, pero Pedrosa empezó a correr con Honda en 2001 y en 2006 ya dio el salto al equipo de MotoGP. Aunque la categoría reina no le ha dado suerte.

Pedrosa ha ganado, pero ha perdido mucho más. Y ahora, tras muchas lesiones, dice adiós a Márquez. Pero puede terminar en el equipo satélite del rival.

Y eso significa más de lo que parece: alguien que conoce tan bien la Honda puede ser extremadamente útil a Yamaha para potenciar su moto y reducir diferencias con el rival.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad