Valentino Rossi pone muy nervioso a Honda con un 'top secret' de Marc Márquez

stop

El de Yamaha maneja la situación

Yamaha hace una locura con Valentino Rossi (y el peligro que amenaza a Marc Márquez)

13 de abril de 2017 (12:37 CET)

La cara y la cruz. El inicio del Mundial de Moto GP-ya se han disputado dos carreras- ha tenido alegrías y decepciones para todos.

En Honda la preocupación crece por momentos. Las RC213V no han dado lo que se esperaba de ellas y Marc Márquez va viendo como reconquistar el título se antoja una tarea cada vez más difícil.

El de Cervera no pasó del cuarto puesto en Losail –la primera cita de la temporada- y se tuvo que retirar después de una caída en Termas de Río Hondo. Una suerte parecida a la que corrió Dani Pedrosa, quinto en Qatar y retirado en Argentina.

Buenas noticias en Yamaha

Por el contrario, las Yamaha no pudieron empezar mejor. Dos podios de Maverick Viñales y un tercer y un segundo puesto de Valentino Rossi han superado las expectativas en la escudería japonesa.

Sobre todo después de unos test de pretemporada en los que parecía que el de Urbino no terminaba de dar con la tecla.

En Iwata ya preparan con la máxima ilusión la tercera carrera de la temporada, en la que esperan corroborar su candidatura a los títulos de pilotos y de escuderías. Sobre todo con la opinión que impera en Yamaha, que lidera Rossi y que apunta directamente a los pilotos catalanes.

Il Dottore y su entorno señalan que este año en Yamaha son un verdadero equipo y que ambos pilotos –Rossi y Maverick- luchan por ganar el Mundial. Valentino cree que ese es precisamente el mal más grande que sufre Honda.

El problema de Honda

En HRC Márquez y Pedrosa no son un equipo: son un piloto y su escudero. Dani sigue estando a años luz de Marc y no presenta suficiente competencia, ni de puertas para dentro ni en la parrilla.

En este sentido, 'Vale' recuerda que es el propio Márquez el que no quiere que llegue un piloto como Crutchlow, Viñales o incluso Jorge Lorenzo, como le propusieron en su día y Marc terminó rechazando. El ilerdense nunca quiso un compañero que pudiera ser un rival sobre el asfalto.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad