Valentino Rossi soprendió a todos en Aragón | EFE

Valentino Rossi modifica la Yamaha (¡y el invento es brutal!)

stop

El italiano incluye una mejora que le puede meter entre los tres primeros en la clasificación

04 de octubre de 2017 (11:25 CET)

Sorpresa descomunal. Valentino Rossi dejó a la mayoría con la boca abierta en Gran Premio de Aragón y con el quinto puesto logrado en la prueba.

El italiano sufrió una fractura en la tibia y el peroné a finales de agosto, mientras se entrenaba con su moto de enduro –algunos rumores apuntaron a que fue debido a una imprudencia del italiano- y los pronósticos apuntaban a que Il Dottore estaría 40 días de baja, es decir, no volvería a las pistas hasta el GP de Japón. Ese fue el tiempo que Rossi tardó en volver la última vez que sufrió una lesión similar.

Vuelta inesperada

Sin embargo, el heptacampeón desafió a los médicos y a sí mismo y regresó al asfalto en el circuito de Motorland. No lo hizo a su mejor nivel y perdió la cuarta posición en la clasificación general en favor de Dani Pedrosa, pero logró mantener casi intactas sus opciones de terminar el campeonato entre los tres primeros.

Con 168 puntos, Valentino es quinto por detrás de Pedrosa, con 170, de Maverick Viñales, con 196, de Andrea Dovizioso, con 208 y de Marc Márquez, que lidera la tabla con 224 puntos.

Pero la gran actuación de Il Dottore en Aragón no fue producto de la casualidad ni de su indiscutible calidad sobre las dos ruedas.

Truco final

El piloto no podía frenar normalmente, pues Vale no podía pisar con fuerza el pedal del freno, que se encuentra en la parte derecha. Por eso, según ha trascendido recientemente, Brembo, uno de los suministradores de frenos más importantes de MotoGP y Superbikes, implementó en la M1 del italiano un freno en la izquierda del manillar, junto a la maneta de embrague.

Así, el piloto de Yamaha debía combinar en las curvas el accionamiento del freno y el del embrague, con la dificultad que ello conlleva.

No obstante, cabe decir que este sistema no es nuevo. Mick Doohan fue el primero en probarlo hace 25 años, después de sufrir un accidente en el GP de Holanda de 1992 en Assen. Esta temporada, por ejemplo, Maverick Viñales, Andrea Dovizioso, Jorge Lorenzo y Danilo Petrucci también lo han usado en varias ocasiones.