Valentino Rossi, Marc Márquez y Jorge Lorenzo se juegan la vida en Viena

stop

La competición de Moto GP regresa por la puerta grande

Valentino Rossi (2), Jorge Lorenzo (1) y Maverick Viñales (3) en el GP de Francia | EFE

12 de agosto de 2016 (18:28 CET)

Moto GP regresa por la puerta grande. Tras el parón veraniego, este próximo fin de semana vuelven las motos en el Gran Premio de Austria. Equipos y pilotos ya están preparados para volver a hacer rugir las motos en uno de los trazados más peligrosos de todo el calendario. Marc Márquez intentará en Viena ampliar el colchón de ventaja que tiene sobre los pilotos de Yamaha, 59 puntos le separan del tercer clasificado, Valentino Rossi. Por su parte, el italiano y Jorge Lorenzo intentaran activar la ofensiva para frenar el liderato del de Cervera.

Todo esto se va a batallar en uno de los circuitos más complicados de todo el año. El GP de Austria presenta la velocidad media más alta de toda la competición. En este caso, el nueve veces campeón del mundo de Moto GP habló sobre esta prueba, ya que la seguridad es uno de los temas que más rondan por la cabeza de todos los pilotos de la parrilla: "Para mí tiene dos lugares que son muy peligrosos; la salida de la última curva y también la salida de la curva 8. No hay suficiente espacio en la escapatoria, pero creo que no hay manera de modificarlo para ganar más espacio. También está la frenada de la curva 3, que tal vez sea la zona más crítica. En F-1 los coches necesitan menos espacio para frenar y llegan rectos, pero nosotros vamos inclinados mientras frenamos. Da bastante miedo ese punto con la pared que hay delante porque no hay mucho espacio para frenar. Si alguno cae ahí, la moto acabará en Viena", declaró Rossi.

Las Ducati y Márquez, los principales rivales a batir

Este tipo de circuitos favorecen mucho a las Ducati, ya que a día de hoy son las que cuentan con una velocidad punta más potente. Por ello, Valentino sabe que deberá ir con pies de plomo para quitárselas de encima: "La carrera es siempre diferente a la calificación, pero sobre el papel, ahora las dos Ducati de fábrica son demasiado rápidas para nosotros. Sabemos a ciencia cierta que va a ser duro con la Ducati, pero será muy interesante ver el potencial de las Honda de fábrica, si estarán como nosotros, mejor, o peor".

Sin embargo, el italiano sabe que no puede dejar escapar más puntos y se muestra motivado en este segundo tramo de temporada: "Se trata de un circuito muy particular. Es muy, muy rápido y sólo tiene diez curvas. La velocidad media es muy alta y se pasa mucho tiempo con el gas a fondo. La pista es interesante y sinceramente me gustan sus curvas, especialmente cuando vas cuesta abajo en las curvas 5-6-7, pero desafortunadamente no hay suficientes". La batalla está servida. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad