Valentino Rossi le pone la cruz a Fernando Alonso

stop

El piloto de Yamaha en MotoGP suelta pestes del asturiano de McLaren

Valentino Rossi machaca a Jorge Lorenzo por la espalda

05 de diciembre de 2016 (14:45 CET)

Valentino Rossi puso hace tiempo la cruz a Fernando Alonso. El piloto italiano de MotoGP considera que el español ha actuado movido por las malas artes hacia su persona.

El principal motivo del rencor que respira Rossi hacia Alonso es un lío amoroso. Y es que el de Oviedo mantiene una relación sentimental con la que durante muchos años fue la pareja del italiano, Linda Morselli.

El de Tavullia, que en el pasado no mantenía una mala relación con Alonso, le puso la cruz de golpe en cuanto se percató de sus tejemanejes. "Mira que hay mujeres en el mundo", se quejó.

Aunque uno se dedica al motociclismo y el otro es la enseña de McLaren-Honda en la Fórmula 1, todos forman parte del mundo del motor. Son como del mismo gremio, donde se ven mal este tipo de actuaciones.

Mercedes entra en juego

Sin embargo, todavía hay más. En los últimos días ha entrado en juego Mercedes.

A raíz del anuncio de la retirada de Nico Rosberg, la escudería alemana ha puesto en marcha la búsqueda de un nuevo piloto.

Ante esa tesitura, y frente a la avalancha de preguntas que reciben los germanos sobre quién será el elegido, el capo de Mercedes, Toto Wolff, dijo que Valentino era una posibilidad.

"¿Mercedes? Estaría bien. Wolff tiene mi número si quiere llamarme. Pero la verdad es que mi corazón está en Ferrari. Probé el Ferrari, sus mecánicos fueron muy amables conmigo y sería como una especie de traición", explicó un Rossi divertido.

Conversación con Toto Wolff

Evidentemente todo era en clave de humor. Salvo una cosa: Wolff tiene el número de Rossi. Pero hay más. Hablaron recientemente.

En una conversación distendida, ambos hablaron sobre la posibilidad de fichar por Mercedes en broma.

Pero, en ese ambiente de broma, Rossi le soltó algo así: "Al que espero que no fichéis es a Fernando, ja ja ja".

Al parecer, Rossi lo justificó diciendo que Alonso ya está acabado y generaría un clima de mucha tensión con Lewis Hamilton