Valentino Rossi calla tres bombas contra Jorge Lorenzo en Ducati (y Marc Márquez está en el ajo)

stop

La información que maneja el piloto de Yamaha mata al balear

Valentino Rossi maneja una información vital sobre Jorge Lorenzo  | EFE

24 de mayo de 2017 (11:19 CET)

Mal asunto. El 2017 no está siendo el año de Jorge Lorenzo. El mallorquín está protagonizando uno de sus peores inicios en un Mundial de MotoGP.

Los test de pretemporada no fueron nada bien para el balear y para la escudería italiana. El mejor tiempo del mallorquín fue un quinto puesto en Losail, en el circuito de Qatar, mientras que en el resto de sesiones no superó la octava plaza y en muchas ocasiones se quedó fuera del top 10.

Mal comienzo

El inicio del campeonato oficial tampoco está siendo el esperado. En el GP de Qatar fue undécimo y en el GP de las Américas fue noveno, mientras que en el GP de Argentina no terminó la carrera.

En el GP de España dio un paso adelante. Completó una carrera muy satisfactoria y sumó el primer podio de la temporada, en lo que todavía hoy es una fiesta en Bolonia. Pero en el GP de Francia, en Le Mans, el ex de Yamaha volvió a caer en la sexta posición y a alejarse de sus opciones de estar en lo más alto.

Lorenzo es ahora octavo en la clasificación con 38 puntos –a 47 del líder- y aspira este año, como mucho, a mantenerse entre los 10 primeros.

Con estos resultados el mosqueo entre los responsables de la escudería italiana no deja de crecer, y es que se preguntan si se equivocaron fichando al piloto español. En este sentido, en el paddock de Yamaha corre una información que fulmina al mallorquín. Y es que Lorenzo nunca fue la primera opción para el equipo italiano.

Negativas

Marc Márquez fue el primer objetvo. Desde el equipo boloñés tantearon al catalán y le pusieron una oferta desorbitada sobre la mesa. Pero el ilerdense la rechazó para seguir en Honda, una casa que conoce a la perfección, antes de embarcarse en una aventura llena de lagunas.

Maverick Viñales también recibió una propuesta. Desde Bolonia veían al catalán como una apuesta para el futuro. Además, su poca experiencia en MotoGP hubiera facilitado su adaptación al pilotaje de la máquina de Ducati. Pero Viñales rechazó la propuesta para correr al lado de Valentino Rossi.

Ante las dos negativas, en la escudería roja pusieron los ojos de puertas para dentro y le ofrecieron una moto a Casey Stoner. El australiano ya estaba dentro del equipo y conoce al dedillo los entresijos de la compañía, pero el ex piloto rechazó, de momento, volver a las carreras.

Entonces apareció el nombre de Jorge Lorenzo, que no dudó en aceptar los ceros que le ofrecían en el nuevo contrato y lo convertían en el piloto mejor pagado de la parrilla. Al balear no le habrá hecho mucha gracia saber que es el más remunerado pero no haber sido el favorito.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad