Rossi durante el entrenamiento libre en Jerez / EFE

Valentino Rossi avisa: Dovizioso se harta: “¿Jorge Lorenzo?” (y dispara)

stop

El mal ambiente en Ducati llega a un Rossi que sigue manteniendo conexiones con el equipo italiano

Madrid, 11 de mayo de 2018 (17:05 CET)

El primer año en un equipo nuevo sirvió a Jorge Lorenzo para esconder la cabeza ante las críticas. La adaptación necesaria a una moto completamente opuesta a la que solía conducir, el método de trabajo o el comportamiento de la moto en carrera eran excusas.

Este año, con toda la pretemporada para haber hecho los cambios necesarios a la moto, y con el bagaje del año anterior, no hay lugar donde ocultarse. Sus 6 puntos tras 4 carreras no son aceptables, sobre todo teniendo en cuenta su sueldo.

El balear sigue cobrando más que un Dovizioso pendiente de renovación, y la tensión se palpa en la escudería italiana. Tanto, que los cuchicheos internos han llegado a un Valentino Rossi con contactos en su anterior equipo y muchas ganas de seguir embistiendo en su campaña mediática contra los pilotos españoles.

Rossi airea los trapos sucios de Lorenzo sin pudor. “¿Jorge Lorenzo?”, pregunta irónico a todo interesado, y la respuesta que sigue brilla por su falta de filtro a la hora de echar por tierra la reputación del bicampeón mallorquín.

Marc Márquez revienta a Valentino Rossi con un secreto en Jerez (y Jorge Lorenzo termina a tortas en Ducati) | EFE

El choque incendiario

Para desgracia de Ducati, la mala relación de sus dos pilotos no queda sólo en el fuero interno del paddock. Tras el choque de ambos que arrastró a Dani Pedrosa, ninguno esconde su antipatía.

Dovizioso ha acusado a Lorenzo de “no querer dejarle pasar de ninguna manera” y extendió su ataque a Pedrosa, argumentando que “ninguno de los dos había tenido cuidado por el otro piloto”.

La guerra sucia se ha abierto en Ducati por una lucha de egos que tiene a los dos motoristas sin hablarse, y Rossi ve la batalla como una oportunidad para seguir con su campaña difamatoria contra Márquez.

Haciendo extensible al piloto de Honda de las malas formas de Lorenzo, Rossi trata de desestabilizar a sus dos peores enemigos. Es la única batalla que puede ganar este año, una vez queda claro que no será capaz de alzarse con una nueva victoria.