Un nuevo ataque de fama que saca la peor cara de Fernando Alonso en España

stop

El asturiano deja fluir su ego a pesar de que las cosas no funcionen en McLaren

Fernando Alonso está mucho más cerca de Ferrari de lo que parece | EFE

09 de marzo de 2017 (11:17 CET)

No. Las cosas no funcionan en McLaren. Este miércoles fue el turno de Fernando Alonso en los test de Montmeló y las sensaciones fueron las de siempre. Las de decepción total.

Esta vez pudo completar 46 vueltas, en las que estuvo probando diferentes reglajes. Aún le queda a la escudería británica para realizar un simulacro de carrera. De hecho, el asturiano no completó más de cinco vueltas seguidas.

Sin embargo el bicampeón se muestra optimista. En este sentido, nos da la razón: Yo siempre voy al revés: cuando la gente es pesimista yo soy optimista, y cuando están entusiasmados me preocupo".

Es decir, el positivismo que mostró en su comparecencia ante los medios de comunicación responde a que las cosas no van como esperaba.

Carácter incorregible 

Al margen de todo ello, el piloto no pierde un ápice de su ego. Pasan los años y los humos no bajan. Al contrario. El piloto español ha pasado de ser un ídolo durante sus días con Renault a ser visto como un tipo egocéntrico, con aires de divo, que se cree mejor que el resto.

En sus últimas declaraciones corroboró lo que muchos piensan en el territorio nacional. Aseguró que él era el mejor de la parrilla de Fórmula 1. No reconoce que muchos le pasaron por delante hace tiempo.

"Si veo algún día que la gente frena más tarde que yo, que lo hacen mejor, pararé y diré que ha llegado el momento. Pero ahora veo lo opuesto. Me veo en mi nivel más alto. Es el momento de atacar", opinó.

Alonso dejó en evidencia a sus compañeros de equipo. Si las cosas no van bien en Woking, pero él es el mejor, es que otros no están haciendo bien su trabajo.

En este sentido, quiso suavizar sus palabras: "Confío en que este año seremos competitivos, no sé en qué momento del año pero quiero ganar carreras, quiero estar en el podio". Y quiso restar importancia a los errores de los ingenieros: "Si todo va en la dirección errónea, atacaré al año siguiente".

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad