Sebastian Vettel echa las mismas pestes de Ferrari que Fernando Alonso

stop

El piloto alemán, muy molesto con el rendimiento de su coche y las críticas recibidas

La primera imagen del Ferrari revoluciona la F1 | EFE

01 de junio de 2016 (17:26 CET)

Sebastian Vettel, cuatro veces (2010, 2011, 2012 y 2013) campeón del mundo de Fórmula 1, ya conoce la cara oscura de Ferrari. La menos glamourosa. La más frustrante. En Italia ya cuestionan al piloto alemán y éste se siente defraudado por las prestaciones de una escudería con un lustroso pasado y un presente mucho menos exitoso. Vettel, como Alonso en su día, está harto de Ferrari. De sus dirigentes y sus falsas promesas.

El Mundial de 2016 es una prolongación de los últimos campeonatos. Mercedes manda con autoridad y Ferrari sufre demasiado. Quiere pero no puede. Después de seis carreras, Vettel es quinto, con 60 puntos. Rosberg, el líder, suma 106. Y entre ambos están Hamilton (82), Ricciardo (66) y Raikkonen (60).

Opiniones antagónicas

En Italia, Vettel suscita opiniones antagónicas. "Vettel está luchando contra un coche que no está para liderar y contra una Maranello descarrilado", escribió La Gazzetta dello Sport. En el Corriere della Sera, en cambio, opinan que "Vettel es una sombra del piloto que llegó hace un año y medio a Ferrari".

Vettel, por su parte, calla muchas cosas, pero no todas. "Todavía no he tenido un fin de semana tranquilo. No creo que haya hecho nada mal con el ritmo del coche. Si no se hubiera roto el motor en Bahrein, por ejemplo, habríamos acabado en el podio y tendríamos más puntos", argumenta el tretracampeón del mundo.

Alonso, desde la distancia, se ríe de los problemas de Ferrari. Él, en alguna ocasión, ya avisó a Vettel de sus aventuras en la escudería italiana. Hoy, el alemán entiende mucho mejor a Fernando y sus reiteradas quejas a la cúpula de Ferrari.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad