Ron Dennis muere matando a Fernando Alonso en McLaren

stop

El grupo de gobierno lo aparta del mando

Ron Dennis, director general de la escudería McLaren

15 de noviembre de 2016 (18:41 CET)

Muere matando. Ron Dennis ya es pasado al frente de McLaren. El director ejecutivo de la escudería británica está fuera.

Los principales accionistas del grupo, Mansour Ojjeh (25%) y la corona de Bahréin (50%) han declinado una suculenta oferta de Dennis y de un grupo de inversores chinos con los que se alió para tomar el control total de McLaren. Ofrecieron 1.900 millones de euros.

Dennis, con un 25% de las acciones, es minoritario con respecto a las otras dos facciones. En caso de haber logrado comprar las de Mansour, tendría un 50%, como Bahréin. Sin embargo, esas dos partes son aliadas y no están por la labor de vender.

Tras probar la operación y fracasar, Dennis acudió a los tribunales para tratar de blindar su contrato ejecutivo con la empresa, temeroso de un despido inmediato que acaba de llegar. Su petición fue denegada. Posteriormente, los accionistas convocaron una junta extraordinaria.

En una reunión de urgenica Dennis ha sido fulminado de sus funciones en el proyecto. Una fuente anónima de la empresa ha explicado a Sky News que la situación actual era un "baño de sangre". Ron seguirá manteniendo su paquete accionarial, pero pierde su puesto de poder en la marca.

Alonso, en el punto de mira

Una salida que puede salpicar, incluso, a Fernando Alonso. Dennis ha sido el principal opositor a Fernando en su segunda etapa como piloto de McLaren. Ambos arrastraban rencillas pendientes del periodo anterior y Dennis siempre ha defendido que el salario del asturiano es desproporcionado.

El hasta ahora presidente ejecutivo de McLaren no comulga con Alonso, piensa que sus méritos no se corresponden con ser el piloto mejor pagado de la plantilla y que la apuesta por él debía ser temporal. Ron siempre ha defendido que Alonso no debe renovar el contrato.

La advertencia al que venga es clara: para que McLaren sea 'negocio' hay que pasar la escoba. La nómina de Fernando es un problema mayúsculo.