Ron Dennis estalla contra Fernando Alonso  

stop

Los problemas en el GP de Brasil evidencian la brecha

Las primeras imágenes del Red Bull destrozan a Fernando Alonso | EFE

12 de noviembre de 2016 (11:06 CET)

Tensa la cuerda. El Gran Premio de Brasil ha comenzado caldeado para McLaren-Honda. El MP4-31 ha vuelto a demostrar problemas de fiabilidad sobre la pista y Fernando Alonso ha respondido con una de las suyas.

A falta de media hora para que los segundos libres bajaran la persiana, el bólido del asturiano se ha parado en seco tras una pérdida de potencia. Ante este nuevo palo, el ovetense ha tenido que parar el coche en la curva 'S' del circuito, ya que el sistema de recuperación de energía no respondía. Un chasco enorme para el equipo británico-nipón; el piloto español no ha podido continuar la sesión de entrenamiento.

Sin embargo, aquí no ha quedado todo. Tras bajarse del bólido, Alonso ha afrontado la situación con su peculiar humor. En una muestra de querer quitarle hierro al asunto, Fernando ha vuelto a caldear el ambiente en los boxes. El fallo mecánico en el MP4-31 ha sentado como un jarro de agua fría entre los responsables de McLaren, aunque la gota que ha colmado el vaso la ha protagonizado el asturiano.

Las bromas sin gracia de Alonso

El Nano ha tenido la maravillosa idea de colocar una piedra delante de unas ruedas de su coche, ya que éste se había parado en seco en medio de una bajada. Alonso, seguramente con la única idea de frenar el coche, ha optado por este truco. La curiosidad no ha quedado aquí, ya que la organización de la carrera le ha acercado una cámara y unos auriculares para que viera la carrera. Fernando, con su gesto ya conocido de burla, ha seguido los entrenamientos como si de un cámara de televisión se tratase.

Este comportamiento parece no haber caído bien entre la plana mayor de la escudería. A Ron Dennis se le agota la paciencia; no entiende la ironía fuera de lugar que tiene el ovetense. Por ello, el ambiente es más que caldeado en este inicio del Gran Premio de Brasil. Se avecinan curvas.