Movistar Plus pone 65 millones de euros por Fernando Alonso

stop

La cotización del asturiano es la más alta de la parrilla

La cotización de Fernando Alonso en la Fórmula 1 | EFE

19 de junio de 2017 (12:10 CET)

Fernando Alonso quiere continuar en la Fórmula 1. El asturiano cumple su tercer año en McLaren-Honda, donde está pasando los peores años de su carrera.

Sin ir más lejos, esta temporada solo ha visto una bandera a cuadros –en Montmeló-, mientras que en el resto de carreras no ha logrado llegar a la meta.

La ausencia del asturiano del GP de Mónaco para participar en las 500 Millas de Indianápolis solo fue otra muestra de que la motivación de Alonso por seguir en Woking es nula. El ovetense busca otros retos para la próxima temporada.

Quiere seguir en la F1

El bicampeón quiere seguir siendo el mejor piloto pagado de la F1 y hará lo posible por seguir involucrado en la máxima categoría del automovilismo. Sea al equipo que sea, el español quiere continuar.

Y es que aunque Fernando no gane, su cotización sigue siendo la más alta sobre el asfalto. A pesar de que el piloto cumlpirá 36 años este verano, sigue siendo el más rentable. Y los réditos no son solo para él.

El precio por los derechos de emisión por parte de los organizadores de la competición no deja de subir cada año. Concretamente, Movistar Plus paga 65 millones de euros por televisar en directo Mundial de Fórmula 1.

Asimismo, si Fernando abandonara la competición, la inversión del canal de pago se iría al traste. Se terminaría uno de los negocios más rentables para las teleoperadoras. Sin Fernando Alonso, se acabo la gallina de los huevos de oro. En España se sigue a Fernando Alonso, no a la Fórmula 1.

Las audiencia son engañan

La influencia del ex campeón no solo es visible en los precios que se pagan desde España por la emisión de las actuaciones del ex campeón. Las audiencias hablan por sí solas.

La participación de Fernando en la IndyCar es la prueba más flagrante. Hasta ahora, la carrera americana era seguida por entre 10.000 y 20.000 espectadores. Este año, sin embargo, la cifra ascendió hasta los 450.000 de media, llegando a un pico de 610.000 justo antes de que su monoplaza dijera basta, según Kantar Media.

Mientras tanto, el GP de Mónaco en el que Alonso no estaba, congregó a unas 210.000 personas ante la pequeña pantalla. Unos 100.000 menos que en la prueba del 2016.