Schumacher o la última hora que llega a Alonso, Hamilton y Vettel | EFE

Michael Schumacher deja Suiza para someterse a un tratamiento revolucionario

stop

El estado del alemán puede sufrir un cambio radical en los próximos días

11 de enero de 2018 (12:49 CET)

El pasado 29 de diciembre se cumplieron cuatro años desde que el mítico piloto de Fórmula 1 Michael Schumacher sufrió un accidente de esquí que truncó su vida para siempre.

El alemán pasó diez meses en el hospital de Grenoble antes de ser trasladado a su mansión en Gland, donde permanece desde entonces.

No son muchas las informaciones que han surgido al respecto en los últimos meses. Como recogía Diario Gol, solo su hermano Ralf, su familia y sus amigos más íntimos pueden visitar  al Kaiser.

Sin novedades

Por su parte, el portal Las2orillas publicaba en un artículo que hasta 15 especialistas estaban pendientes del germano durante las 24 horas del día en un tratamiento que le cuesta a la familia más de 100.000 euros mensuales.

Además, el alemán había pasado de medir 1,70 metros a 1,60, y de pesar 80 kilos a pesar 45, mientras que “ni habla ni respira de forma natural”, y que lo hace mediante una máquina durante las 24 horas del día”.

"Desgraciadamente está en coma, luchando por su vida y aguantando a duras penas, no creemos que tenga muchas posibilidades. Toda la gente que le quiere viene a verle cada día", reveló un familiar cercano al ex piloto a Auto-bild.ro. 

Rumbo a EEUU

Pero en los próximos días podrían producirse novedades al respecto. Según recoge eluniversal.com, una web mexicana, la familia estaría pensando en trasladar al ex piloto a Estados Unidos para recibir un tratamiento especializado.

Concretamente sería trasladado a Dallas, Texas, donde sería tratado por el especialista en traumatismos cerebrales Mark Meeks.

“Tenemos una amplia experiencia en pacientes de trauma. Probablemente no haya una clínica en Europa que maneje tantos casos como nosotros”, declaró recientemente el doctor.

No obstante, desde el entorno familiar mantienen silencio absoluto al respecto. “La salud de Michael no es un problema público, por lo que seguiremos sin hacer ningún comentario al respecto. Tenemos que proteger la espera íntima. Legalmente visto y en el largo plazo, cada declaración relacionada con su salud disminuiría el alcance de su intimidad”, dijo el manager del piloto, Sabine Kehm, para el medio mexicano.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad