“Métete la banderita dónde te quepa”. Fernando Alonso (y el lío en Montmeló)

stop

El piloto español se enfrentó a un público tan fracturado como la sociedad catalana, que recriminó el gesto de Alonso

Barcelona, 14 de mayo de 2018 (16:00 CET)

Fernando Alonso nunca ha pecado de tímido frente a las cámaras, en la radio de equipo o en sus gestos de exhibición durante las carreras. Cuando algo le molesta, lo expresa. Y en Montmeló se molestó sobremanera.

El piloto asturiano ha sido el máximo exponente del automovilismo español en la última década, y ha representado el papel con mucho orgullo. Ha puesto el nombre de su ciudad, su comunidad y su país en nombre de todo el mundo y sigue haciéndolo.

El fin de semana del GP en Cataluña, la organización del circuito decidió hacer política de un evento internacional, y Alonso respondió de la mano de un Carlos Sainz que tampoco dudó en dar rienda suelta a su enfado.

Durante la ceremonia previa, el himno de España como país anfitrión sonó de forma muy breve por los altavoces. Su corta duración se hizo más evidente cuando se reprodujo el himno catalán, Els segadors, durante más de dos minutos.

Alonso no puedo evitar indignarse, y al término de la carrera, no dudó en celebrar su modesto octavo puesto con una bandera de España que ondeó tanto en el coche, como atendiendo a los medios y frente a los aficionados presentes.

El gesto de Alonso tuvo detractores en el propio circuito de Montmeló, y muchos más en redes sociales. Los independentistas catalanes, la revolución de las sonrisas, acudieron prestos a Twitter para proferir todo tipo de insultos.

“Métete la banderita donde te quepa”, era el comentario más repetido. La concordia y el respeto hacia el símbolo exhibido por Alonso ha sido nulo, pero el asturiano dejó clara su postura. Ante un gesto político, quiso dejar clara su opinión al respecto.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad