Mercedes llama a Max Verstappen

stop

El contacto de Wolff con el piloto en el GP de Brasil

13 de noviembre de 2016 (10:58 CET)

Toque de atención. Mercedes no quiere sorpresas en la recta final del campeonato. En la marca alemana miran con preocupación la locura incontrolada de Max Verstappen. El holandés se ha convertido en el aire fresco que pide el aficionado de a pie, pero también en una dolor de cabeza para pilotos/marcas que no pueden con el descaro de un chaval que pude ser juez en el campeonato.  

Mercedes que no ha dudado en descolgar el teléfono para llamar a casa de los Verstappen: no quieren que ninguna diablura del piloto de Red Bull pueda decantar el título.

"Max confía en su padre y es el único al que escucha. Ahora hay una espiral de noticias negativas sobre Max y no se lo merece. Si decide el Campeonato con un accidente con Nico (Rosberg) o Lewis (Hamilton), esa imagen negativa sería completa. Sólo quería decirle a su padre, al que conozco desde hace mucho tiempo, que sería una lástima que Max interfiriera en la lucha por el título por una maniobra sin pensar", espeta Toto Wolff, capo de las firma de las balas plateadas.

Wolff toma las riendas. El capo de Mercedes afirma abiertamente que Red Bull tiene descontrolado al muchacho. Falta mano dura. Educar al piloto en las carreras. Porque aquí, dicen desde dentro, no todo vale.  

"Max pilota muy bien y tiene mucho talento, pero la forma en la que a veces lo expresa...Pero debe ser cuidadoso en ciertas situaciones. En México, hubo una maniobra muy arriesgada con Nico. Si Max llega a sacar a Nico, no solo yo me habría enfadado con él, sino que la mitad del mundo lo habría criticado por haber interferido innecesariamente en el título. Él es quien tiene más a perder en esta situación", afirmaba Wolff a 'Auto Motor un Sport' para justificar el toque de atención telefónico.

Una llamada que ha desatado las ira en el equipo vecino donde prohíben cualquier interferencia con sus pilotos. "¡Esto cada vez es más absurdo! Si el señor Wolff quiere algo de nosotros debería ponerse en contacto con la gente de Red Bull y no con su padre . Nunca he visto semejante intrusión. Son malas formas llamar al padre de un piloto para manipularlo", atiza Helmut Marco, capo de Red Bull. Continuará.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad