McLaren raja de los aires de divo de Fernando Alonso

stop

La escudería británica, harta del piloto español

La última imagen del MCL de Fernando Alonso revoluciona la red  | EFE

31 de octubre de 2016 (12:32 CET)

McLaren ya planifica el futuro. La primera certeza es que Stoffel Vandoorne será piloto oficial en 2017, en sustitución de Jenson Button. La segunda es que la escudería británica y Honda aseguran que el próximo monoplaza será más competitivo que el MP4-31. La tercera es que Fernando Alonso tiene un año más de contrato. En Woking, sin embargo, están hartos del piloto español y Ron Dennis estaría encantado de rescindir su contrato. El problema es su elevado coste.

Ron Dennis y algunos ejecutivos de McLaren están muy molestos con Fernando Alonso. Con sus constantes críticas al equipo a través del team-radio. Con sus quejas sobre las limitaciones del MP4-31. El mayor problema para McLaren es que su piloto estrella cobra 30 millones de euros anuales y no puede competir con los mejores pilotos porque no tiene un buen coche. "Alonso es una carga demasiada pesada para McLaren", sostiene una fuente del equipo.

Ron Dennis, futuro incierto

El futuro de Alonso es incierto, pero también el de Ron Dennis, el director ejecutivo de McLaren que podría ser relevado en breve del cargo al no poder completar el paquete accionarial que prometió que controlaría hace dos años. El directivo inglés busca nuevas alianzas, pero en Woking todos tienen claro que el salario de Alonso es insostenible.

Alonso, por su parte, sigue a la espera de noticias. Tiene un año más de contrato en McLaren y su relación con los jefes de Honda es muy buena. Sobre todo con Yusuke Hasegawa, el máximo responsable de la marca japonesa en la Fórmula 1.

El bicampeón del mundo de Fórmula 1 sabe que la próxima temporada tampoco tendrá un coche ganador y ya piensa a medio plazo. Su gran sueño sería fichar por Mercedes. Con la cúpula del equipo alemán ya ha tenido algunas conversaciones, conscientes de que Lewis Hamilton y Nico Rosberg no se soportan. El inglés podría cambiar de equipo dentro de un año y Alonso ambiciona su asiento.