Marc Márquez tiene un as en la manga para liquidar a Valentino Rossi (y el último lío con Jorge Lorenzo)

stop

El arma definitiva de honda para asegurarse el Mundial de MotoGP

Marc Márquez estalla contra Honda | EFE

18 de julio de 2017 (11:30 CET)

A destajo. Las escuderías están aprovechando al máximo los test que estos días se celebran en Brno. En pleno parón estival, los equipos ya se preparan para la vuelta al asfalto, que se producirá el próximo 6 de agosto en el GP de la República Checa.

Y es que más interesante no pudo terminar la primera mitad del campeonato. Marc Márquez le arrebató el liderato a Maverick Viñales y el ilerdense anda líder con 129 puntos en su haber. El de Yamaha le sigue en la clasificación, con 124, mientras que Andrea Dovizioso, de Ducati, es tercero con 123 puntos. La lucha por el primer puesto la completa Valentino Rossi, que se mantiene muy vivo con 119 puntos.

Todos ellos esperan que los semáforos se apaguen de nuevo para seguir luchando por el Mundial, y para ese momento quieren estar preparados.

En este sentido, uno de los equipos que más trabajo ha tenido ha sido Honda. Ahora son líderes, pero los nipones no empezaron muy bien la temporada. La pericia al manillar y la experiencia de Marc les ha permitido atacar el liderato, pero lo cierto es que las RC213V no terminan de funcionar tan bien como la temporada pasada.

Mejora imprescindible

Uno de los principales problemas estaba en el chasis, y precisamente es una de las mejoras que Márquez y Pedrosa tenían previsto probar en estos entrenamientos: "Probaremos algún chasis y alguna que otra mejora", revelaba Marc el pasado viernes, durante la Allianz Night Run en Montmeló.

En esta parcela, Yamaha ya solucionó sus problemas. Rossi y Viñales cuentan con un nuevo carenado desde los test posteriores al GP de Catalunya, y Honda no ha querido quedarse atrás en este asunto.

Siguen los problemas en Ducati

No tan bien han ido las cosas para Ducati. Los responsables italianos no terminan de dar con la tecla que permita Jorge Lorenzo dar el paso adelante definitivo en el pilotaje de la GP17 y en el seno del equipo la paciencia se agota. No conciben tener al piloto mejor pagado de la parrilla y que sea el segundo piloto el que esté arriba luchando por el título, mientras el que debía ser el líder solo haya visto un podio esta temporada.

Los rumores acerca de la venta de Ducati al grupo alemán Volkswagen no hacen más que complicar la situación. Ya era suficientemente tenso el ambiente en Bolonia. La incógnita sobre el futuro de la escudería convierte a la compañía y a Lorenzo en un polvorín a punto de estallar en cualquier momento. Y es que si Ducati se vende, Jorge está fuera.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad