Marc Márquez suelta una estocada mortal a Valentino Rossi

stop

El piloto catalán tira de ironía para cerrar el pico a su enemigo italiano

Marc Márquez pone sobre aviso a Jorge Lorenzo | EFE

24 de enero de 2017 (19:35 CET)

Indiferencia. Esa es la gran arma arrojadiza que tiene Marc Márquez para combatir a sus rivales. A sus detractores. A sus enemigos. El clásico por un oído me entra y por el otro me sale.

El piloto de Cervera está cansado de oír siempre la misma historia. No entiende como todo un campeón del mundo se pasa el tiempo llorando por las esquinas. Como reclamando algo que nunca tendrá, por mucha esperanza y empeño que le ponga.

El dueño del campeonato del mundo de motociclismo de 2015 tiene nombre y apellidos: Jorge Lorenzo Guerrero. Y es que el piloto español lo luchó hasta el final.

Y Valentino Rossi, como gran deportista que es, debe asumir ya su derrota y pasar página. Pero no consigue hacerlo. Está obsesionado. El rencor le reconcome por dentro.

Tanto es así que, hastiado, Marc Márquez ha pasado a la ofensiva con una estocada mortal. Le ha dejado más claro que nunca que le da igual. Lo que diga, y lo que piense.

No está el horno para bollos

"Pues si te digo la verdad, no lo había escuchado, pero al final es un tema que si él sigue… yo no sigo. Yo sé que en 2015 quedé tercero, el año pasado quedé campeón y este año es nuevo e intentaremos luchar por el título. Yo ya hace tiempo que lo he olvidado", contestó Márquez a preguntas de varios periodistas.

Su respuesta venía originada por las enésimas declaraciones provocativas de Rossi: "Todavía me siento robado". Lo dice siempre que puede.

Y no se quedó ahí el bueno de Marc. Aún se permitió tirar de fina ironía para echarse unas risas a costa de su archienemigo en MotoGP.

"Van pasando carreras y se va enfriando el tema. Hay una relación profesional. No está el tema como para ir a tomar una copita, pero va mejorando. Por mi parte, va bien", zanjó el catalán. 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad