Marc Márquez saca toda la mala leche contra Valentino Rossi

stop

El piloto catalán peca de euforia y se mete en un buen lío

Marc Márquez tapa un secreto que deja en ridículo a Valentino Rossi (y saca los colores a Yamaha)

20 de noviembre de 2016 (11:54 CET)

Marc Márquez sacó, al fin, la mala leche que llevaba acumulada contra Valentino Rossi. Enemigos acérrimos, el catalán prefiere no reconocer públicamente esa rivalidad y hablar del piloto italiano como un compañero más en el paddock.

La realidad es muy distinta. Y lo sabían perfectamente en su Cervera natal. Por eso, el pueblo del campeón lo empujó a meterse en un buen lío, presa de la euforia.

"Bote, bote, bote, Rossi el que no bote", cantaban los aficionados de Márquez en un escenario adecuado por el Ayuntamiento de Cervera para celebrar su tercer título mundial.

Y el piloto se arrancó a botar. Tímidamente, consciente de que ello podía avivar el fuego, pero con el ánimo de complacer a su parroquia. No lo pudo evitar. Saltó para no ser Rossi.

Ser o no ser

Aunque, en el fondo, Márquez quiere ser Rossi. No como persona, sino como máximo triunfador de la historia del motociclismo mundial. Ahí está la verdadera pugna entre los dos pilotos.

Pero el catalán no lo reconoce públicamente. Simplemente evidencia que quiere ganar más y más, pero huyendo de las comparaciones.

Por eso, después de botar en contra de Rossi, se sinceró con su habitual sonrisa: "En qué follón me habéis metido, ya verás...". 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad