Marc Márquez revoluciona la Honda con un invento

stop

Salen a la luz los resultados del test privado de la escudería nipona

Honda completa los test privados  | EFE

27 de febrero de 2017 (11:04 CET)

Están preparados. En Honda esperan con ansias que empiece el Mundial de MotoGP y probar en competición las mejoras que han incluido en las RC213V de Marc Máquez y Dani Pedrosa.

La escudería japonesa gastó este fin de semana dos de los cinco días de test privado de que disponen cada temporada. Las conclusiones al término de las sesiones en Jerez no podían ser mejores.

"Hemos hecho la mayoría de pruebas que teníamos planeadas, y eso es bueno", comentó el catalán al término de la jornada, a pesar de su mala suerte. El tricampeón se dislocó el hombro debido una caída a causa de la lluvia que cayó durante el viernes.

Márc fue trasladado a la clínica del circuito, donde se lo volvieron a colocar antes de seguir corriendo.  "Me he caído por la tarde y me he dislocado el hombro, pero por suerte no ha sido nada serio", confesó. Por suerte, no hubo que lamentar nada grave.

Grandes modificaciones

Respecto a la máquina, los nipones cambiaron el screamer (un motor en el que los dos cilindros trabajan de forma independiente) e implantaron un big bang(con los dos cilindros funcionando a la vez). Los resultados fueron espectaculares. En el equipo esperan ser la revolución de la parrilla con este sistema.

No es el único cambio importante. El carenado también sufrió modificaciones. En honda experimentaron con las aletas aerodinámicas. Quieren apostar por este sistema a diferencia de Yamaha, Suzuki y Aprilia.

La decisión final de si usar dobe carenado se tomará después de los últimos test oficiales antes del inicio del campeonato, en Lossail, justo donde se disputará el primer Gran Premio.

Demasiada potencia

Otros de los problemas eran la excesiva potencia del motor y la dificultad para controlar la nueva centralita.  

Honda apostó por un motor con cigüeñal contrarrotante, que distribuía mejor la potencia a costa de perder algunos caballos. Las sensaciones con esta nueva configuración fueron más que buenas. 

Todavía queda un mes para que se dé el pistoletazo de salida al Mundial y en Honda falta mucho trabajo por hacer. No obstante, los pasos están siendo los adecuados y en el equipo japonés están tranquilos.

Existen dudas y no habrá nada claro hasta el final del último test en Qatar, pero en Repsol-Honda parecen tener las cosas muy claras y encaminadas. El de Cervera no fallará a la cita con los candidatos a ganar la competición.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad