Marc Márquez recibe nuevos avisos del entorno de Valentino Rossi

stop

El piloto italiano, obsesionado con ganar su décimo Mundial, promete guerra

Marc Márquez señala al relevo de Valentino Rossi en Yamaha  | EFE

28 de octubre de 2016 (08:48 CET)

Marc Márquez ya planifica el Mundial de MotoGP de 2017 mientras celebra su tercer gran triunfo en la máxima categoría. Intuye que la próxima dificultades tendrá muchas más dificultades y cree que Valentino Rossi será el rival a batir. La gran amenaza. En cambio, tiene dudas de la adaptación de Jorge Lorenzo a su nuevo equipo: Ducati.

Rossi, de 37 años, no gana el Mundial desde 2009. Ha renovado dos años más su contrato con Yamaha y quiere ganar su décimo campeonato en 2017. Después de un año con muchos problemas con su moto, la marca japonesa le ha prometido que tendría una moto "radical y revolucionaria". Él será el líder del equipo y Maverick Viñales, sustituto de Lorenzo, su aliado.

La ayuda de Viñales

El piloto italiano, heptacampeón del mundo de la máxima cilindrada, comenzará el Mundial "como una moto". "Será, posiblemente, su última gran oportunidad y confía en tener la mejor moto. Irá a por todas y tiene claro que el enemigo a batir será Márquez", comenta, en privado, una persona próxima a Valentino.

Rossi espera que Viñales le ayude a ganar el Mundial de 2017 a cambio de tutelar sus primeros meses en Yamaha. El italiano cree que el piloto catalán tiene mucho recorrido en el equipo japonés. Él, en cambio, se jugará mucho en el próximo campeonato. Nada más y nada menos que el Mundial número 10 y prepara su particular venganza contra Márquez, a quien siempre acusará de haberle quitado el Mundial de 2015.

"Sabemos que Rossi jugará muy fuerte en 2017. Ya lo intentó a principios de este año, pero Marc tiene claro que no entrará en provocaciones y sólo estará pendiente de su moto", explica un colaborador de Márquez.