Marc Márquez pide tres cambios para revolucionar la Honda

stop

El piloto exige mejoras

Márquez exige resultados a Honda | EFE

03 de abril de 2017 (14:21 CET)

Marc Márquez con empezó con el mejor pie el Mundial de MotoGP 2017. El catalán terminó cuarto por detrás de Valentino Rossi, Andrea Dovizioso y Maverick Viñales.

Después de la carrera, el de Cervera apeló el 'mal' resultado a la elección del neumático –escogió el duro y se gastó demasiado rápido-, aunque el verdadero problema de fondo fue otro.

La RC213V respondió de maravilla en las rectas, pero las curvas fueron otra historia. El primer golpe de gas de la Honda está muy lejos del resto, y eso se tradujo en mucho tiempo perdido en los virajes.

Viene de lejos

El problema no es nuevo. En el 2015, HRC puso en las manos de Marc una moto con un propulsor demasiado potente, lo que derivó en varias caídas del ilerdense y en el doblete de Valentino Rossi y Jorge Lorenzo.

Para evitar este problema, los ingenieros nipones modificaron el propulsor para la siguiente temporada, pero se quedaron cortos. Solo la experiencia de Márquez y la mejora en determinados puntos de la electrónica de la moto permitieron al español levantar el título.

Le habían prometido una moto mejor para esta temporada, pero no dieron con la tecla. A la moto le sigue faltando potencia en la salida. Un problema que se alargará toda la temporada, pues el reglamento no permite evoluciones en el motor.

Cambios

Por ello, Marc Márquez exigió después del GP de Qatar ciertas mejoras para poder dar lo mejor en la próxima carrera. Concretamente en la electrónica, las suspensiones y los escapes. Con las modificaciones espera mejorar el rendimiento del motor.

El tricampeón revivir los problemas de la temporada pasada, en la que sobre todo en la primera mitad sufrió como nunca para mantener el ritmo.

Los malos resultados iniciales le obligaron a tomar riesgos en la parte final que no quiere repetir en el 2017. El Gran Premio de Argentina será el próximo examen para la escudería japonesa.