Marc Márquez fulmina a Jorge Lorenzo en conversaciones privadas con terceros

stop

El actual campeón del mundo de MotoGP augura muchos problemas al balear

Marc Márquez pide a Honda que copie un elemento de la Ducati de Jorge Lorenzo

08 de noviembre de 2016 (11:29 CET)

Marc Márquez ha ganado el Mundial de motociclismo de MotoGP con mucha facilidad, pero intuye que el campeonato de 2017 será mucho más complicado y tenso. En Honda no se prevén grandes cambios, pero el piloto de Cervera estará pendiente de la nueva Yamaha que tendrá Valentino Rossi. Sin embargo, no contempla que Jorge Lorenzo sea una gran amenaza.

Lorenzo ni tan siquiera tiene asegurada la tercera plaza en el Mundial de 2016. Sus últimos meses en Yamaha no han sido satisfactorios y el campeón del mundo de 2015 ya tiene ganas de comenzar su nueva etapa en Ducati. En conversaciones privadas con otros pilotos y expertos, Márquez augura muchos problemas al balear. En Italia no tendrá un buen recibimiento, pero Marc tiene más dudas sobre la adaptación de Jorge a la nueva moto.

Viñales por Lorenzo en Yamaha

Márquez considera que Lorenzo necesitará un tiempo de adaptación. No duda de él como piloto ni de su carácter ganador, pero sí de la fiabilidad de la nueva Ducati.

El campeón del mundo de MotoGP de 2016 prevé muchos más problemas con Valentino Rossi. Márquez cree que el italiano irá a por todas desde la primera carrera y cree que Maverick Viñales no desafiará su liderazgo como sí ha hecho Jorge Lorenzo en los últimos años. La marca japonés, además, ha prometido a Valentino que tendrá una "moto revolucionaria" y el piloto italiano ha pedido la colaboración de pilotos afines para ganar el décimo Mundial antes de retirarse. Ya tiene 37 años y, posiblemente, el próximo campeonato será la última oportunidad de derrotar a Márquez.