Andrea Dovizioso se abraza a Marc Márquez tras su épico duelo en Japón | EFE

Marc Márquez desata una trifulca de Dovizioso con Jorge Lorenzo (y Valentino Rossi mueve los hilos)

stop

La tensión en Ducati se dispara el día supuestamente más feliz para el equipo italiano

15 de octubre de 2017 (11:22 CET)

Hay Mundial. Andrea Dovizioso no se da por vencido y, una vez más, batió a Marc Márquez en una carrera frenética. El piloto italiano ya suma cinco triunfos este curso, los mismos que el catalán.

El Mundial se ha puesto más bonito que nunca. Márquez se mantiene líder con 244 puntos pero no puede fallar. Dovi le mantiene el pulso (233) y cualquier error del de Cervera puede ser letal.

El piloto de Ducati está firmando un año épico contra todo pronóstico y ha dejado totalmente retratado a Jorge Lorenzo, que está sufriendo horrores con la Desmosedici.

En el GP de Japón, Dovi venció una carrera pasada por agua y Márquez cruzó la línea de meta tras él. Les siguieron Iannone, Alex Rins y Jorge Lorenzo. Maverick Viñales se descuelga del Mundial al quedar noveno mientras que Valentino Rossi y Dani Pedrosa abandonaron.

El piloto balear está sumando en casi todas las carreras y poco a poco maneja cada vez mejor la Ducati, pero está muy lejos del nivel ofrecido por su compañero. Mientras Dovi lleva ya cinco victorias y 10 podios, Lorenzo solo ha logrado dos veces quedar entre los tres primeros.

El rumor de Rossi

Lo más curioso de todo es que la tensión empieza a palparse en el ambiente. Jorge lleva muy mal eso de ser el segundón. Especialmente cuando llegó al equipo como súper estrella, convirtiéndose en el piloto mejor pagado de la parrilla.

En lugar de ayudar a su compañero, Lorenzo cada vez estorba más a Dovizioso. Y ello confirma por momentos el rumor que Valentino Rossi extendió por el paddock.

Lorenzo prefiere que Márquez sea el campeón. Si ganase Dovizioso, todo el mundo recordaría el Mundial como el año que su compañero le comió la tostada. Y no quiere que eso ocurra.

Además, Lorenzo sabe que el triunfo de Dovizioso le condena a medio plazo. Le queda un año de contrato pero si su compañero se confirma como el mejor solo hay dos caminos: o le bajan el sueldo considerablemente o, lo más probable, directamente no le renuevan y se va a la calle.