Marc Márquez deja en ridículo a Jorge Lorenzo en su despedida

stop

El balear queda primero con una despedida amarga

Marc Márquez lanza una pulla a Valentino Rossi | EFE

13 de noviembre de 2016 (15:58 CET)

Cierra una etapa. El mundial de MotoGP ha bajado oficialmente la persiana. Con la carrera de Cheste en la que Jorge Lorenzo ha dominado de principio a fin, el curso de la categoría reina de motociclismo ha llegado a su fin. Marc Márquez ha sido el más listo de la clase y se ha coronado como campeón, dejando en evidencia a las Yamaha de sus principales rivales. El de Cervera ha aprovechado los errores que sus compañeros de parrilla han ido cometiendo semana tras semana y, finalmente, ha sido el hombre del año en un mundial que no ha tenido desperdicio.

Sin embargo, en la carrera de este domingo en Valencia se esperaba que el nombre que brillase fuese el de Lorenzo. Tras nueve años defendiendo a Yamaha, el balear cierra una etapa de su carrera y se marcha a Ducati. Este fin de semana, el mallorquín afrontaba su última prueba con la marca azul. Y es que además, ha sido el vencedor de esta jornada, por delante de Marc Márquez. Por todo ello, se esperaba una despedida por todo lo alto de su equipo.

La profesionalidad brilla por su ausencia

Aun así, todas las esperanzas han quedado truncadas al cruzar la línea de meta. Márquez  ha sido el centro de atención, ya que el catalán ha querido celebrar su campeonato en su tierra. La fiesta de Marc ha sido un auténtico descontrol de emociones y alegría; el de Cervera se ha paseado con la bandera, ha lanzado una traca, ha saltado el muro de protección, ha celebrado con sus seguidores y ha sido ovacionado por sus fans con unos guantes que exaltaban sus cinco títulos.

Esta fiesta del piloto de Honda ha dejado en la sombra al resto de protagonistas; las cámaras le buscaban a él y los focos le enfocaban sin parar. Sin embargo, Yamaha tampoco ha movido un solo dedo para revertir la situación. Mientras que Ducati le ha dedicado una camiseta con un bonito mensaje de despedida a Andrea Iannone y los mecánicos de Maverick Viñales le han hecho el pasillo para desearle suerte en su nueva etapa, la marca azul ha dejado que su piloto se marchase por la puerta de atrás.

Como si de los palmeros de Valentino Rossi se tratase, la escudería que ha acogido a Lorenzo durante nueve temporadas no ha tenido ni un solo detalle con el balear. El italiano se ha marchado al terminar la carrera sin ni siquiera saludarle en público y los mecánicos que han recibido a Jorge han sido los de siempre. Como una carrera más. Una despedida amarga, ya que tras haberles regalado tres campeonatos del mundo, la despedida del mallorquín ha brillado por su ausencia. Por la puerta de atrás.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad