Los trapos sucios de Honda: el problema oculto en el McLaren de Fernando Alonso

stop

El piloto asturiano habló de los problemas del equipo después de su abandono

El McLaren de Alonso tuvo problemas en el GP de Austria

05 de julio de 2016 (14:01 CET)

Los problemas para Fernando Alonso no han hecho más que comenzar. El piloto asturiano tuvo que abandonar la carrera en el Gran Premio de Austria a falta de seis vueltas para el final. Un desenlace que deja la moral del español por los suelos. Y es que se trata del tercer abandono en las ocho carreras que se han disputado.

La temporada no pinta bien para el Nano. Más allá de los resultados, lo que alerta al piloto son las sensaciones. Alonso no se cortó ni un pelo y el mismo domingo desveló: "Ha sido una carrera dura para mí, ya que tuve problemas en el motor desde la vuelta 3. No teníamos la batería disponible pero hemos seguido a pesar de que pensaba que había muchas opciones de abandonar".

El MGU-K, el problema de Honda

Las palabras del ovetense ponen en jaque a McLaren-Honda. Y es que al llegar al Red Bull Ring, el MP4-31 parecía que respondía. El monoplaza mostraba eficacia y fiabilidad. Sin embargo, el domingo el problema volvió a picar a la puerta de los japoneses. En la tercera vuelta, el ERS del bólido del asturiano empezó a fallar. Fernando tuvo que enfrentarse a panorama muy complicado, ya que tuvo problemas con el sistema de baterías durante toda la prueba. Duró en pista más de lo esperado, pero finalmente tuvo que retirarse.

En esta situación, las palabas de Yasuke Hasegawa perdieron toda su fuerza. Y es que el mandamás de Honda se mostró especialmente contento el sábado: "El año pasado estábamos lastrados por la falta de entrega de energía al final de la recta y en las elevadas cuestas de las curvas 1 y 2, que era un desastre, pero estoy satisfecho porque nuestra nueva actualización del turbo está funcionando muy bien este fin de semana".

Las declaraciones del japonés no se cumplieron el domingo en Austria. Y es que si hay algo claro después de este fin de semana es que la MGU-K y el proyecto de la talla cera no está dando los resultados esperados. La fiabilidad de Honda está entre las cuerdas. En Silverstone tendrán una nueva oportunidad.