Los amigos de Valentino Rossi liquidan a Jorge Lorenzo

stop

El piloto italiano recibe un trato de favor de Yamaha y se beneficia de ayudas externas en Barcelona

Jorge Lorenzo y Valentino Rossi en la presentación de la Yamaha para 2016 | EFE

05 de junio de 2016 (15:12 CET)

Jorge Lorenzo ha sido el gran derrotado del Gran Premio de Catalunya de MotoGP. El gran beneficiado ha sido Valentino Rossi, su compañero de equipo, que ha contado con la inestimable colaboración de algunos pilotos afines en Montmeló. En una carrera casi perfecta del campeón del mundo, Rossi sumó la segunda victoria de la temporada. Marc Márquez, nuevo líder del Mundial, acabó segundo.

Andrea Iannone, piloto de Ducati que la próxima temporada cederá su sitio a Lorenzo en el equipo italiano, ha sido el gran aliado de Rossi. De manera involuntaria, Iannone y el actual campeón del mundo acabaron en el asfalto del circuito después de que el primero tirara al balear a nueve vueltas del final.

Lorenzo ocupaba entonces la quinta plaza y hubiera mantenido el liderato del Mundial. Tras la caída, Iannone quiso disculparse, pero el piloto español, muy enfadado, no quiso escuchar las explicaciones de su rival. Los comisarios, por su parte, anunciaron que investigarán la caída.

Presiones a Yamaha

Rossi, por entonces, pugnaba con Márquez por la primera plaza. El italiano se mostró muy seguro y ni tan siquiera palideció cuando su gran rival le adelantó en el tramo final de la carrera. Valentino recuperó la primera posición y puso tierra de por medio en las dos vueltas finales. En los momentos de mayor incertidumbre, Maverick Viñales, próximo compañero suyo en Yamaha, no se atrevió a pasarle.

La moto de Rossi funcionó perfectamente en Barcelona. La de Lorenzo, en cambio, tuvo muchos problemas. El entorno del piloto balear estaba tan molesto por la acción de Iannone como por  los problemas de su moto. Fuentes próximas a Lorenzo recordaron, en privado, que Valentino ha presionado las últimas semanas a Yamaha para recibir un trato de favor, argumentando que el actual campeón del mundo correrá con Ducati a partir de 2017. En el paddock, Rossi estaba exultante. Su estrategia había funcionado perfectamente. Una vez más contó con la complicidad de sus amigos y de algunos aliados externos.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad