Lorenzo, a rebufo de Márquez y Rossi también en venta de merchandising

stop

El tirón comercial del campeón de MotoGP en 2010 y 2012 desciende al mismo ritmo que aumenta la discreción de sus carreras

Jorge Lorenzo y algunos productos de merchandising de GP

14 de abril de 2015 (00:00 CET)

El huracán Marc Márquez y el incombustible Valentino Rossi arrasan con todo a su paso en el mundo de la MotoGP. Ganan en el asfalto y se llevan los mayores ingresos lejos de los circuitos. Apenas hay margen para alternativas. Todo el mundo quiere una camiseta del 46 y del 93, en detrimento del merchandising de pilotos que alcanzaron la gloria en otros tiempos. Entre los afectados están Dani Pedrosa y Jorge Lorenzo, compañeros de los dos monstruos en Repsol Honda y Movistar Yamaha, respectivamente, cuyo tirón comercial se resiente de la discreción de sus resultados deportivos.

Rossi y Márquez son los únicos pilotos rentables de la parrilla en materia de merchandising, según explican fuentes del sector. Ambos tienen los derechos en manos de VR|46, empresa de Il Dottore, nueve veces campeón en la categoría reina del motociclismo. También Pedrosa pertenece a este universo, pero su reclamo comercial es muy, muy inferior. No tan acusado, según los entendidos, pero igualmente reseñable es el declive de Lorenzo, que en las últimas temporadas opera con el italiano Gruppo Pritelli.

Una empresa pequeña

Lorenzo, como todos los pilotos, busca el mayor beneficio económico. El color del dinero fue el motivo por el que el ex campeón de MotoGP (2010 y 2012) desembarcó en este pequeño grupo con sede frente a la costa del mar Adriático. Esta empresa sólo cuenta con los derechos de comercialización de cinco pilotos, incluidos el corredor mallorquín, residente en suiza; el malogrado Marco Simoncelli, fallecido en el GP de Sepang de 2011; Nicky Hayden (Aspar MotoGP Team); y los corredores de Moto2 Álex Rins (Páginas Amarillas HP40) y Takaaki Nakagami (IDEMITSU Honda Team Asia).

Estos datos sugieren que Lorenzo está lejos de los más de 500.000 euros que ingresa Márquez por la venta de productos cada año. El 99 fue el último campeón (2012) antes de la llegada del joven catalán, ganador en sus dos primeras temporadas en la MotoGP (2013 y 2014). Los éxitos y la actitud de Marc, la crisis económica que afecta especialmente a la venta de productos oficiales, y las antipatías que genera Lorenzo han diluido sus triunfos pasados.

Valoración general baja

Sólo hay que mirar la pobre valoración que obtiene Lorenzo de los aficionados (6,1, una de las notas más bajas) que han participado en un estudio de Personality Media para entender el bajón. También ha perdido la tercera plaza de los pilotos más conocidos, y está ya por detrás de Pedrosa, Rossi y Márquez. La poca expectación que genera se traduce, además, en que los seguidores apenas le vinculan a las marcas que le apoyan: Fiat (16%), Yamaha (14%) y Movistar (9%).