Lewis Hamilton apuñala a Fernando Alonso (y Vettel remata la faena)

stop

La situación del asturiano se complica en la Fórmula 1

La millonada que gana Fernando Alonso en McLaren desata una tormenta en la F1 | EFE

10 de abril de 2017 (11:25 CET)

No le sale nada. El pasado domingo, Fernando Alonso vivió una de las jornadas más intensas y agridulces en el Gran Premio de China. El asturiano, que logró afianzarse en la zona de puntos hasta la recta final de la carrera, acabó abandonando por problemas.

La historia se repite. Del mismo modo que le ocurrió en Albert Park, el de McLaren-Honda volvió a sacar petróleo de donde no lo había y firmó una buena carrera. Ahora bien, en las últimas vueltas, la fiabilidad acechó al MCL32 y el ovetense no pudo acabar la carrera.

El cuento de nunca acabar

Con este telón de fondo, los problemas siguen afianzados en el box del binomio. Alonso esperaba dar el golpe sobre la mesa definitivo esta temporada, aunque la realidad ha sido que ni McLaren ni Honda están cumpliendo su palabra.

Los nipones siguen centrados en su quebradero de cabeza: el motor. Aun así, lo curioso es que los problemas que han apartado al bicampeón de la pista en estas primeras dos pruebas no tiene que ver con la unidad de potencia; el chasis también está dando de qué hablar.

Así pues, Fernando está picando piedra como nadie, pero el proyecto de la escudería británico-nipona no está a la altura. Hace milagros con un monoplaza que no va.

Estos resultados evidencian la respuesta de un interrogante muy sonado: el futuro de Alonso. El asturiano termina contrato a final de curso y nada hace pensar que el ovetense continúe al frente de McLaren el año que viene.

El piloto español tiene un sueldo más que elevado, por lo que si los resultados no llegan, el binomio deberá ofrecerle una mejor a la baja. No se pueden permitir pagar una millonada si los resultados no llegan.

Por su parte, nada hace pensar que Alonso vaya a aceptar un recorte en su contrato. Es uno de los hombres con mayor veteranía y trayectoria de la parrilla, por lo que una bajada en su caché no se contempla.

¿Otras posibilidades?

Todo apunta a que el asturiano podría buscar una alternativa en otro equipo. En este punto aparece el gran problema. Mercedes y Ferrari, los dos grandes, parecen no estar por la labor de dar entrada a Alonso.

Mientras que en la escudería germana, Lewis Hamilton no quiere repetir la dupla con Fernando, en la marca roja, Sebastian Vettel no quiere coincidir con el ovetense ni en pintura.

El tercero en discordia, Red Bull, tampoco parece estar receptivo. La marca de bebidas energéticas está apostando por pilotos jóvenes con proyección, por lo que Alonso no entra en sus planes.

Así pues, el futuro no le sonríe al ovetense. Si no hay baile de asientos, la posibilidad de que el asturiano aterrice en una escudería ganadora pierde fuelle. El cuento de nunca acabar.