Las secuelas de Fernando Alonso

stop

El gran problema está en la psique

Fernando Alonso en el MP4-31

28 de marzo de 2016 (12:41 CET)

Fernando Alonso guarda reposo antes de competir en Bahréin, después del grave accidente que sufrió en Melbourne y en el que salvó la vida "por poco", según el médico de la FIA, Jürgen Lindemann, en palabras para Der Spiegel. El piloto sufrirá secuelas, más psicológicas que físicas, que también, como dolores en músculos y huesos tras los primeros días.

Lindemann apunta, no obstante, la aparición de otro tipo de secuelas derivadas de un accidente de este tipo: "Algunos no pueden dormir o se despiertan bañados en sudor". "Es algo psíquico que no tiene tanto que ver con la tortura para el cuerpo; un accidente grave implica un estrés impresionante para la mente; el piloto vive todo como si ocurriese en cámara lenta, y completamente consciente", sentencia el médico de la FIA.

Pilotaje condicionado

Éstas, sin embargo, no son las únicas consecuencias. Es posible que el pilotaje de Alonso varíe en las próximas carreras, fruto de una señal de miedo que mande el cerebro a sus manos y pies. Tal vez, conducirá condicionado, se pensará dos veces los adelantamientos y levantará el pie en situaciones comprometidas.

Cabe recordar, por otra parte, que Alonso sufrió otro grave accidente hace un año, en los test de Montmeló. Pasó entonces varios días ingresado, cosas de protocolo, aunque perdió la memoria. Entre las secuelas a corto plazo en este tipo de choques están los dolores de cabeza, alteraciones del comportamiento y vértigo, y dificultades para recordar. Remiten en pocas semanas.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad