Las miserias (ocultas) de McLaren: lo que Fernando Alonso calla

stop

El piloto español se siente decepcionado por los problemas de la escudería británica

Parte trasera del McLaren de Fernando Alonso

26 de julio de 2016 (13:06 CET)

El dinero tapa muchas bocas. Muchas verdades dolorosas. Eso deben pensar en McLaren respecto a Fernando Alonso. En Woking saben que el piloto español está muy molesto con las prestaciones del MP4-31, pero en 2016 se ha mostrado muy prudente en sus declaraciones ante los medios de comunicación. Lejos de dramatizar los eternos problemas de motor, el bicampeón del mundo ha recalcado que está ilusionado con la evolución de su coche y las mejoras prometidas para 2017. Calla para no ofender.

La realidad no es tan idílica. Ni tranquila. Fernando Alonso puede estallar en cualquier momento. Cuando fichó por McLaren le prometieron que podría luchar por el título a partir del segundo año y ni tan siquiera tiene opciones de subirse al podio. Mercedes, Ferrari y Red Bull tienen coches mucho más competitivos, fiables y veloces que McLaren.

McLaren, como bien dijo Alonso un día, puede aspirar a ser la mejor escudería de la clase media. Es decir, puede superar a Force India, Williams y compañía, pero no a los tres grandes monstruos, una realidad especialmente dolorosa para un equipo con tantos aires de grandeza y con un pasado tan lustroso.

Hungría, su circuito favorito

Fernando Alonso, con un coche muy poco fiable, debe asumir más riesgos. En Hungría, su circuito favorito, acabó séptimo y especialmente doloroso para él fue el adelantamiento que le hizo Kimi Raikkonen. Ese día, acabó por detrás de Mercedes, de Red Bull y de Ferrari. Y, lo peor, una vez más fue doblado por los mejores pilotos.

Calla Alonso, que cobra 32 millones de euros por temporada, flirtea con Mercedes. El piloto español espera beneficiarse de las tensiones entre Lewis Hamilton y Nico Rosberg en la escudería alemana. Si por él fuera, mañana mismo se iría de McLaren. Eso sí, a un equipo grande. Grande de verdad.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad