Las mentiras de Fernando Alonso (y amigos)

stop

El piloto español acumula fiascos en McLaren-Honda

El gran tapado en la agenda de Fernando Alonso | EFE

12 de octubre de 2016 (13:29 CET)

Fernando Alonso cambió Ferrari por McLaren con el objetivo de ganar su tercer Mundial en la Fórmula 1, pero las expectativas del piloto español nunca se han hecho realidad. Al menos, de momento. Problemas aerodinámicos y de motor han impedido que el bicampeón del mundo tuviera opciones al título. Las cosas tampoco pintan bien para 2017 y muchos pilotos tienen claro que Alonso tampoco será un candidato a la victoria.

De problema en problema. Fernando Alonso nunca ha tenido buenas vibraciones en McLaren-Honda. Ni tan siquiera tiene una buena sintonía con Ron Dennis, presidente ejecutivo de la escudería británica. Sus buenas intenciones siempre han saltado por los aires.

Alonso vivió un calvario en 2015. El MP4-30 nunca fue un coche competitivo. Demasiado lento y poco fiable, el piloto español estalló contra McLaren. En su primer año quería luchar por los puntos y apenas sumó 11. Sólo puntuó en dos carreras (Gran Bretaña y Hungría) y acabó el Mundial en 17ª posición. Peor, imposible.

Dennis y Honda prometieron mejoras en 2016. El MP4-31, sin embargo, tampoco es un coche competitivo. Alonso se marcó el objetivo de luchar por el podio en la mayoría de las carreras, pero la realidad ha sido totalmente distinta. Actualmente ocupa la posición número 11 con 42 puntos y su mejor registro fue un quinto puesto en el Gran Premio de Mónaco.

A principios de temporada, en Honda prometieron que Alonso y Button podrían luchar por objetivos mayores. "Cumpliremos las expectativas y alcanzaremos el podio lo antes posible", dijo Yasuhisa Arai, máximo responsable de Honda que en marzo fue relevado por Yusuke Hasegawa.

De fracaso en fracaso, Alonso ya planifica la próxima temporada. El piloto asturiano asegura que quiere luchar por cuotas muy altas. En McLaren, sin embargo, saben que Mercedes tendrá un coche mucho más rápido y visualizan un campeonato muy parecido al actual. Sin grandes objetivos para Alonso y Vandoorne, por mucho que le duela al piloto asturiano.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad