Las carcajadas de Fernando Alonso retumban en Ferrari: el as en la manga para reír el último

stop

El bicampeón del mundo celebra sus primeros puntos en el Mundial y la caída en picado de la escudería italiana

Fernando Alonso, en Bahréin | EFE

03 de mayo de 2016 (16:31 CET)

Fernando Alonso ha vuelto. El sexto puesto logrado en Rusia ha tenido un efecto revitalizante para el piloto español después de un inicio de Mundial muy complicado por su accidente en Australia y las limitaciones del MP4-31. Los ocho puntos de Sochi han sido muy celebrados en McLaren, aunque el bicampeón del mundo disfruta tanto de su botín como de los problemas de Ferrari.

McLaren tiene motivos para soñar con una temporada digna tras mejorar las prestaciones del MP4-31. En Maranello, en cambio, los problemas se han agravado en las últimas semanas. Las tensiones han regresado a la escudería más mítica y Alonso está encantado con el actual escenario, perfectamente escenificado con las últimas declaraciones de Sergio Marchionne, el presidente de Ferrari.

"Se me parte el alma al ver así a Ferrari, sufriendo cada fin de semana", manifestó Marchionne tras el Gran Premio de Rusia. La clasificación castiga las ilusiones de Ferrari. Rosberg, el líder del Mundial, suma 100 puntos y Lewis Hamilton, su compañero en Mercedes, 57. Kimi Raikkonen, de Ferrari, es tercero, con 43 puntos. Sebastian Vettel, por su parte, es quinto. Sólo suma 33 puntos.

Menos tokens

Las perspectivas de futuro para Ferrari no son muy favorables. Al equipo italiano sólo le quedan seis tokens para mejorar el motor de 2016, mientras que Honda dispone de 14 para evolucionar el MP4-31 de Alonso y Button. A Mercedes, por su parte, le quedan 11 y a Renault, 24. Estas limitaciones complican la evolución del Ferrari de esta temporada, mientras que Alonso y McLaren no descartan algún podio en 2017 y están convencidos de que podrán encarar 2017 con las máximas aspiraciones. Con el Mundial como gran objetivo.

McLaren confía que las distancias respecto a Ferrari se vayan recortando en las próximas carreras. En Woking todos asumen que Mercedes está en otra dimensión y que el Mundial será un duelo personal entre Rosberg y Hamilton. McLaren, no obstante, sigue presionando a Honda para que mejore la potencia y la fiabilidad del motor del MP4-31. El margen de mejora es amplio y las expectativas son mucho más favorables que en Ferrari. En Italia lloran y sus lágrimas alegran los días de Alonso.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad