Las alianzas de Valentino Rossi: los enemigos de Marc Márquez en la recta final del Mundial

stop

El piloto italiano intensifica la presión al líder de Mundial

Valentino Rossi engaña a Maverick Viñales

06 de septiembre de 2016 (13:25 CET)

 

Marc Márquez no se fía de los 50 puntos de ventaja que tiene respecto a Valentino Rossi cuando sólo faltan seis carreras para que acabe el Mundial de MotoGP. El piloto catalán sabe que su gran rival ha activado su poderosa maquinaria para intentar debilitarle en la recta final de un campeonato que, hasta ahora, ha dominado con gran autoridad. En Silverstone, sin embargo, Márquez tuvo que sortear muchos obstáculos y acabó conformándose con un cuarto puesto que le permitió sumar 13 puntos. Quedar por detrás de Rossi fue el mal menor.

Rossi es el piloto más mediático. El corredor que tiene más apoyos en el paddock. Y quiere apurar sus opciones al triunfo final. Valentino sabe que su principal aliado será Maverick Viñales, que ganó el Gran Premio de Gran Bretaña y será compañero suyo en Yamaha a partir de 2017.

Viñales supera a Pedrosa

El heptacampeón del mundo de MotoGP también cuenta con la complicidad de Andrea Iannone y Andrea Dovizioso. Más importante aún puede ser su alianza con Cal Crutchlow, un piloto británico que no tiene una buena sintonía con Márquez. Lorenzo, por su parte, se mantiene al margen y Pedrosa bastante tiene con mejorar su rendimiento. Actualmente es quinto, con 120 puntos, cinco menos que Viñales.

Márquez tuvo muchos problemas en Silverstone. Ya intuía una carrera con mucho contacto. Tuvo un par de roces con Rossi. También se las tuvo con Crutchlow. La táctica fue del agrado del heptcampeón del mundo, que para ganar el Mundial necesita sumar muchos puntos y, sobre todo, que no los sume su gran rival.

En Honda, por su parte, ya han dado órdenes a Márquez para que no asuma riesgos innecesarios. Quieren que sea más cerebral que nunca. Que no se deja llevar por los impulsos. Le basta con sumar y no necesita ganar, y sabe que una caída puede penalizar mucho. Y la mejor táctica es eludir las provocaciones de Rossi y sus corredores afines.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad