La venta de Ducati liquida a Jorge Lorenzo

stop

Al balear le crecen los enanos

Jorge Lorenzo da una grata sorpresa a Ducati | EFE

14 de julio de 2017 (11:13 CET)

Recargando energías.  El Mundial de MotoGP no vuelve a arrancar hasta el próximo 6 de agosto y los pilotos aprovechan el parón para desconectar del asfalto. Unos más contentos que otros.

La cara y la cruz

Marc Márquez, por ejemplo, celebra estos días el liderato en la clasificación conseguido con la victoria lograda en el GP de Alemania, en Sachsenring. El catalán ganó la carrera en suelo alemán y se erigió en la primera posición con 129 puntos.

Por su parte, en Yamaha están muy satisfechos con los resultados conseguidos en la primera mitad del campeonato y están ansiosos por volver a rodar y seguir luchando por el título. Con Maverick Viñales en el segundo puesto –con 124 puntos- y Valentino Rossi en el cuarto –con 119-, mantienen todas las opciones de victoria.

En Ducati, sin embargo, los vientos soplan diferente. Mientras Andrea Dovizioso está sorprendiendo a la mayoría –es tercero con 123 puntos, a seis del líder- Jorge Lorenzo no está cumpliendo los objetivos establecidos.

El balear no logra adaptarse al pilotaje de la GP17, mientras que desde Bolonia no logran dar con la tecla en la máquina italiana. "Nos está costando más de lo que pensábamos poner una moto a su disposición que se adapte a sus características, pero el objetivo es ése", han reconocido desde Italia.

Los responsables no esperaban que el mallorquín se alzara con el Mundial este año, pero sí que estuviera en la lucha por las posiciones de arriba. Pero nada más lejos de la realidad. Jorge anda noveno en la tabla con 65 puntos, poco más de la mitad de los que ha sumado su compañero.

Lorenzo cumple contrato a finales del próximo año, y si para entonces no ha logrado devolver a Ducati a lo más alto no habrá renovación. En la escudería roja no están dispuestos a seguir manteniendo la ficha más alta de la parrilla -12 millones de euros- si los resultados no llegan.

Más problemas

Pero el recelo de los mandatarios no es el único problema que tiene el ex de Yamaha en este momento.

En Ducati se niegan a hablar del asunto, pero Paolo Ciabatti, director deportivo del departamento de carreras del grupo italiano, reconoce la difícil situación: Ducati está negociando su venta al grupo Volkswagen.

La empresa alemana, que fue adquirida en el 2012 por los actuales dueños a cambio de 860 millones de euros, podría pasar al control del grupo chino Royal Enfield y de Harley-Davidson.