Honda contraataca| EFE

La última tomadura de pelo a Fernando Alonso que arrasa en la F1

stop

El asturiano está con la mosca tras la oreja de cara a la próxima temporada

07 de noviembre de 2017 (11:58 CET)

Trienio oscuro. Después de tres años de fracasos, Fernando Alonso tenía claro que no iba a renovar bajo cualquier condición.

El piloto español quería mantener su ficha de 37,7 millones de euros, pero también exigió tener un coche competitivo.

La salida de Honda del binomio que formaba con McLaren y la llegada de Renault fueron el primer paso para una temporada, la próxima, que en Woking esperan que no tenga nada que ver con las anteriores.

Bólido campeón

Solventado el tema del sueldo –Alonso cobrará más de 40 ‘kilos’ al año- los responsables ya se han puesto manos a la obra para tener a punto un bólido a la altura. Los británicos no quiere seguir haciendo el ridículo no que Alonso tenga motivos para dejarlos en evidencia.

Tanto es así que Eric Boullier, director de carreras de McLaren, asegura que tendrán un monoplaza a la altura de los Mercerdes y los Ferrari. “Sí, al 100%”, aseguraba el galo sobre sí tendrían un coche a la altura de los dos grandes.

Dudas

No obstante, desde el seno del equipo prefieren bajar a la tierra las expectativas y Zak Brown fue muy claro al respecto: "Nunca se puede tener fe en eso, si fueran las mismas regulaciones al 100%, entonces diría que sí, pero habrá algunos cambios", comentó el director ejecutivo del equipo naranja para Autosport.

Y no es el único en poner los puntos sobre las íes. Desde las escuderías grandes aseguran que del mismo modo que el McLaren-Renault mejora cada día, los Mercedes, los Ferrari y los Red Bull también siguen dando pasos adelante, con lo que mucho tendrán que trabajar en Woking para ponerse a la altura de los capos de la parrilla y, sobre todo, para tener satisfecho a Fernando.

Con solo palabras no se ganan campeonatos y Alonso está más que harto de promesas. Y es que por el momento, todo sigue el curso de años anteriores. Promesas y más promesas que habrá que ver si se cumplen.