La última puñalada de Ron Dennis a McLaren deja a Fernando Alonso en la cuerda floja

stop

El accionista de Woking lanza una peligrosa amenaza a sus verdugos

Ron Dennis y Fernando Alonso mantienen su fría y tensa relación

19 de noviembre de 2016 (17:12 CET)

Ron Dennis fue apuñalado por la espalda en McLaren. El presidente ejecutivo del grupo británico recibió la estocada definitiva tras maquinar contra los accionistas mayoritarios para recuperar poder en Woking. Todo ello tendrá daños colaterales.

Lo publicó Diario Gol el mismo día de su sentencia: Dennis muere matando. Y es que el capo de McLaren tiene una relación muy directa con los patrocinadores del grupo, muchos de los cuales podrían saltar del barco.

Entre los accionistas y ejecutivos de McLaren corre un informe en el que se alerta del riesgo de despedir a Dennis: podría costar 186 millones de euros a la empresa.

El 'informe de riesgo', como lo han bautizado, detalla las consecuencias que la marcha de Ron Dennis puede tener para McLaren. Y el propio Dennis lo recuerda.

Duras palabras de Ron Dennis

"Estoy decepcionado porque los responsables de TAG (empresa que dirige Ojjeh) y Mumtalakat hayan forzado esta decisión de jubilarme de manera anticipada pese a las serias advertencias del resto del equipo de administración sobre las consecuencias de sus acciones en el negocio", se queja Dennis.

Llegó a McLaren hace 36 años y en 1981 ya se hizo con el poder absoluto. Sin embargo, a nivel accionarial cuenta con el 25% de McLaren Technology Group (MTG). Sus verdugos acumulan el 50% y 25% restante.

Esta situación podría suponer daños colaterales para Fernando Alonso. El piloto asturiano, que nunca sintonizó con Dennis, parece contar con el aval de los actuales propietarios. Pero su elevado salario le juega en contra.

Salario condenatorio

Alonso cobra 36 millones de euros, más que nadie en la Fórmula 1. Pero si realmente McLaren sufre una fuga de patrocinadores, podría ser insostenible la situación del asturiano.

Esta crisis ejecutiva interna es, sin duda, un factor de riesgo para el proyecto deportivo. Tratarán de mantenerse al margen, pero cuando entra nuevo jefe ya se sabe que todo puede cambiar. Alonso no está a salvo