La última hora desgarradora de Michael Schumacher

stop

La información más dura sobre el ex de Ferrari

La última hora más dura sobre Michael Schumacher

27 de mayo de 2017 (18:37 CET)

Durísimo. El portal Las2orillas ha publicado un artículo en el que se atreve a hacer un diagnóstico del estado del ex piloto de Fórmula 1 Michael Schumacher.

La última hora

Tal y como asegura el medio, el alemán pesa actualmente unos 45 kilos, mide 1,60 metros. Además, no habla, no se mueve y no respira de forma natural. Lo hace mediante una máquina artificialmente durante las 24 horas del día.

En la información añaden que hasta 15 especialistas le atienden día y noche en su casa, donde permanece postrado en la cama. En total, el tratamiento le cuesta a la familia Schumacher unos 100.000 euros mensuales.

El documento explica que su mujer Corinna intenta a diario sentarlo en una silla de ruedas para sacarlo al aire libre, pero normalmente termina en fracaso.

La situación llega hasta tal punto que en la web afirman que "Michael Schumacher no volverá a levantarse jamás", y que es su mujer la que se empeña en mantenerlo con vida.  Por su parte, los especialistas apuntan a que "los daños neurológicos que ha sufrido Michael en los tres años en los que ha estado en coma son irreversibles", según asegura la noticia.

Cuidado a la situación económica

Con todo, la situación económica de la familia del ex piloto podría vivir momentos complicados. La fortuna del ex de Ferrari ascendía a 750 millones de euros, pero se ha visto disminuida hasta el punto que su mujer ha tenido que vender la mansión que el alemán poseía en Noruega y su jet privado. Y es que los gastos médicos hay que sumar los patrocinadores que han decidido no seguir apoyando al 'Kaiser'

Y no son los únicos problemas. Recientemente se conoció la noticia acerca del chantaje que había sufrido la familia alemana un tiempo atrás

Tres años y medio hace del accidente que sufrió Michael mientras estaba esquiando. Ocurrió el 29 de diciembre del 2013. El germano pasó 10 meses en el hospital antes de ser trasladado a su mansión en Gland, en Suiza.

Desde entonces muy poco se sabe a ciencia cierta sobre su estado físico. Solo su hermano Ralf, su familia y sus amigos más íntimos entran en la casa de los Schumacher.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad