La última gracia de Fernando Alonso moviliza a sus enemigos en McLaren

stop

El piloto español cuenta con pocos apoyos en la escudería británica y su futuro en Woking se complica  

Fernando Alonso en el GP de Alemania

04 de septiembre de 2016 (11:40 CET)

Fernando Alonso es una persona que habla claro. Que dice lo que piensa. Ya sea de forma elocuente o entre líneas. En Ferrari, el piloto español se mostró muy crítico con el funcionamiento de una escudería que en el pasado lo ganó todo pero que atravesaba una profunda crisis deportiva. En McLaren se ha quejado del motor Honda, pero ha silenciado muchas cosas para evitar una guerra abierta con su jefe, Ron Dennis. Sabe, sin embargo, que el presidente ejecutivo prepara una profunda renovación que puede pasarle factura y ha optado por la ironía como respuesta. Una ironía que ha molestado en Woking.

"Con Vandoorne no tendré los mismos problemas que tuve con Hamilton porque no es inglés", comentó el piloto español tras anunciar Dennis que el belga será piloto oficial de McLaren en 2017. La frase, contundente, indignó a los dirigentes de la escudería británica y, por supuesto, a su jefe.

Button por Vandoorne

Dennis ya intuía que Alonso no vería con buenos ojos el cambio de Button por Vandoorne. Él mejor que nadie conoce su fuerte temperamento y su carácter. En el equipo también son muchos los técnicos que no tienen una buena sintonía con el bicampeón del mundo por sus constantes quejas sobre el MP4-31.

Dennis, de momento, ya ha anunciado que Vandoorne será uno de los dos pilotos de McLaren en 2017. El otro, en teoría, debe ser Alonso, aunque Button pasará a la reserva. El español, sin embargo, teme un nuevo giro y no descarta su salida de Woking. Todo el mundo sabe que espera una llamada de Mercedes. Una llamada que difícilmente se producirá para decepción suya y… de Ron Dennis.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad