La puñalada de Mercedes a Michael Schumacher llega a Fernando Alonso

stop

El estado de salud del ex piloto sigue siendo una incógnita

Mercedes se cansa del silencio acerca del estado de Shumacher | EFE

01 de febrero de 2017 (13:40 CET)

El estado de Michael Schumacher sigue siendo una incógnita. Tres años pasaron desde que sufrió el accidente de esquí y el silencio en el entorno del piloto es patente. Su mujer, Corinna, no da ninguna información al respecto y le mantiene lejos de sus amigos y socios.

Los patrocinadores tienen que conformarse con hablar con su representante, Sabine Kehm. Ella tampoco suelta nada acerca del estado del piloto.

Reclaman "la verdad"

Willi Webber, su ex representante, lamentó hace unos días la forma como está llevando la familia el asunto. Reclamó a los más cercanos del ex piloto que dijeran "la verdad" a los aficionados.

Según el diario 'ABC', las fuentes del entorno del alemán aseguran que el tratamiento que está siguiendo cuesta la friolera de 140.000 euros semanales, lo que sitúa en 20 millones de euros lo que la familia ha invertido solo en esta partida.

La fortuna de Michael asciende a más de 600 millones de euros, pero los ingresos van dejando de entrar.

En la cuneta

Los patrocinadores ya empezaron a dejarle tirado o a renegociar los contratos a la baja. La última en hacerlo fue Mercedes, que abona anualmente 10 millones de euros de forma vitalicia al heptacampeón a cambio de ser su embajador internacional. Fernando Alonso tiene sus contactos y se enteró de lo que pretende la escudería

En la empresa automovilística estudian rescindir el contrato. Ni el piloto puede desempeñar la función ni la familia quiere dar explicaciones sobre la salud y el futuro del káiser. La marca alemana podría ser la siguiente en abandonar Schumacher.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad