La pelea de gallos en Mercedes abre la puerta a Fernando Alonso

stop

El piloto español se acerca al equipo alemán, harto de las tensiones entre Hamilton y Rosberg

Fernando Alonso, en Austria

05 de julio de 2016 (09:37 CET)

Fernando Alonso, campeón del mundo de Fórmula 1 en 2005 y 2006, se ha convertido en un actor muy secundario en 2016. El piloto español ocupa la 14ª plaza de la clasificación general del Mundial con 18 puntos y su futuro en McLaren es incierto. Ni él está contento en la escudería británica ni su jefe, Ron Dennis, quiere a Alonso en el equipo en 2017. El problema es que el asturiano tiene contrato hasta 2017 y cobra entre 30 y 35 millones de euros por temporada. Sin embargo, Alonso sueña con fichar por Mercedes, conocedor de las grandes tensiones entre Lewis Hamilton y Nico Rosberg en el equipo alemán.

Mercedes domina el Mundial de Fórmula 1 con la misma autoridad que en 2014 y 2015. Hamilton se proclamó campeón en ambas ocasiones y su gran rival siempre fue Rosberg. Las tensiones internas han subido de tono en los últimos meses y altos ejecutivos del equipo alemán han filtrado que 2016 puede acabar con un nuevo título y la salida de uno de sus pilotos. Renovado Rosberg, el gran sacrificado podría ser Hamilton.

Hamilton ha protagonizado varios incidentes en los últimos meses que han sido muy criticados por la dirección de Mercedes. Su agitada vida nocturna no gusta en Alemania. Nadie cuestiona que es el mejor piloto del mundo, pero no gustan sus excesos ni su falta de compañerismo. Y el gran beneficiado de esta guerra interna podría ser Alonso, obsesionado con abandonar McLaren. Con romper definitivamente con Ron Dennis, su presidente ejecutivo.

Ascenso de Vandoorne

Alonso ya chocó con Dennis en 2007, cuando el jefe de McLaren se decantó por Lewis Hamilton en la lucha por el Mundial. Ahora, nueve años después, el presidente ejecutivo de la escudería británica tiene claro que ascenderá a Stoffel Vandoorne y que prescindirá de Jenson Button. Paralelamente, sondea el fichaje de otro piloto joven para rescindir el contrato de Fernando.

Eric Boullier, el director deportivo de McLaren, intenta mediar en un conflicto que puede estallar de manera virulenta en los próximos meses. Boullier se ha posicionado abiertamente a favor de la continuidad de Alonso, pero sabe también que Dennis hará todo lo posible para acelerar la revolución en el equipo británico.

Alonso, mientras, se deja querer y flirtea con otras escuderías. Su gran sueño sería correr para Mercedes y ya ha contactado con sus jefes. De momento hay buena sintonía entre las dos partes, pero su fichaje depende de factores externos. Las peleas entre Hamilton y Rosberg son su mejor medicina.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad