La mano que mueve los hilos de Valentino Rossi en la sombra

stop

El verdadero manipulador del piloto italiano, cómplice de sus conspiraciones y 'vendettas' sale a la luz

Valentino Rossi junto a su amigo y cómplice Uccio y el nuevo casco en que aparecen ambos | EFE

18 de octubre de 2016 (20:47 CET)

Valentino Rossi no está solo. Al contrario, siempre está muy bien acompañado y asesorado. Aunque hay ocasiones en que los que le rodean pueden parecerse más a víboras venenosas que a verdaderos amigos. Podría ser el caso de Alessandro Salucci, el mejor amigo del piloto italiano y uno de sus eternos asesores en MotoGP y en el ámbito de los negocios. Rossi valora muchísimo la opinión y consejos de Uccio, como todo el mundo lo conoce.

En una entrevista concedida para el diario Marca, Uccio reconoce la obsesión de Valentino Rossi por lograr la décima corona del mundo y deja entrever un poco los motivos por los que la rabia hacia Marc Márquez fue tan grande cuando le impidió conseguirlo en 2015. Rossi no soportó la presión y buscó a un culpable. Su obsesión recuerda a la que el Real Madrid tuvo con la Décima.

"Lo busca desde hace años. Para mí, hemos ganado nueve títulos y medio. Para mí, el título del año pasado es un poco nuestro. También un poco mío, aunque no sea verdad. Por lo que pasó en 2015, Valentino se merece aún más el décimo título. Haremos de todo por lograr este objetivo. Para mí, la carrera de Valentino sin el décimo título sería diferente. No está terminada", relata Uccio en relación al décimo Mundial de Rossi (tiene siete en MotoGP, uno en Moto2 y otro en Moto3).

El origen de la teoría del 'bicotto'

Uccio reconoce estar detrás de la famosa teoría del biscotto entre Márquez y Lorenzo: "Cuando acabó la carrera le dije: 'Mira, aquí Márquez ha hecho algo muy extraño'. Se metió allí en medio, a hacer cosas… Cuando ves la carrera en directo, piensas: 'Ojo, puede ser así'. Puede ser que haya hecho un 'biscotto'. Después, cuando la vuelves a ver desde el sofá, cuando analizas todo, dices: 'Mira, ¡qué hace!'. Yo me di cuenta. Se lo dije a Vale y él, que es más experto, es piloto y dijo: 'Qué cojones'. Fue una cosa fea, antideportiva. Mala para este deporte. Pero no lo digo yo. Lo dicen también los españoles, muchos en España. Al principio, en España, decían que no. Luego, poco a poco… la gente no es tonta. Piensan, analizan. Mucha gente vio lo que sucedió".

Y reconoce que estaba en contra de su amistad con Márquez: "Yo siempre le digo a Vale que lo que pasó el año pasado no se puede olvidar. Y no se olvidará nunca hasta que nos muramos porque no lo puedes olvidar. Es algo con lo que tienes que vivir. Con este disgusto, con esta rabia. Tienes que aprender a vivir con ello. Nunca estuve de acuerdo en la amistad de Vale con Márquez. En la pista no hay amigos, solo rivales".