La historia que ensucia la llegada de Jorge Lorenzo a Ducati

stop

Las dudas crecen en el equipo italiano

Marc Márquez y Jorge Lorenzo están cada vez más distanciados | EFE

24 de octubre de 2016 (17:29 CET)

Lo intentaron. La temporada de MotoGP empezó movidita en el paddock. Jorge Lorenzo, el hombre del moda en el inicio de campaña, y Ducati firmaron un fichaje de los más sonados. El balear abandonará a finales de 2016 a Yamaha para ser el líder en la marca italiana. El que fuera campeón de la pasada temporada de la categoría reina cortará su relación con el equipo azul, mientras que en la escudería roja lo celebraban por todo lo alto.  Sin embargo, a lo largo de la presente campaña las tornas han ido cambiando y la confianza de Ducati en Lorenzo ha caído en picado.

Las Yamaha llevan 16 carreras sin ganar y Jorge no convence. Los errores garrafales, la tensión con varios miembros del equipo y la mala adaptación a los neumáticos, le han sentenciado al mallorquín una temporada para borrar. De hecho, la pasada campaña Lorenzo luchó hasta el final y, gracias a un flaco favor de Marc Márquez, se impuso como campeón. En este caso, la suerte no le ha vuelto a sonreír y todo le ha soplado en contra.

La primera opción de Ducati

Esta caída en picado de Yamaha y, en especial, de Jorge ha encendido todas las alarmas. Como ya ha desvelado Diario Gol en varias ocasiones, en el seno de Ducati la incertidumbre reina. El balear no convence, por lo que las dudas acerca de su fichaje están sobre la mesa.

Sin embargo, aquí no queda todo. Existen otras informaciones que truncan la llegada de Lorenzo al equipo italiano. Fuentes internas del paddock a las que Diario Gol ha tenido acceso se apresuran en asegurar que Jorge era el plan B. La idea principal de Ducati era pujar por Marc Márquez, era la primera opción. Por ello, miembros cercanos al equipo tantearon el terreno con el actual campeón de MotoGP. Aun así, el de Cervera declinó el interés en seguida y no dio pie a seguir negociando ni a lanzar una ofensiva más clara. Para la gran mayoría de equipos y de aficionados, el piloto catalán es el presente y el futuro, por lo que las escuderías sondean a la joya de la corona.

Por su parte, Marc está más que satisfecho con Honda, por lo que no tiene ojos para nadie más. El equipo naranja se ha volcado con él y Márquez les responde con fidelidad absoluta. El de Cervera está centrado en preparar una próxima temporada dominando para empezar a sumar en esa mano izquierda que apunta a Valentino Rossi