La Guerra Civil de Valentino Rossi en Yamaha

stop

El piloto italiano monta en cólera cuando se entera que su equipo negoció con Marc Márquez

Marc Márquez recibe nuevo avisos de Valentino Rossi   | Archivo

29 de abril de 2016 (18:14 CET)

Valentino Rossi, como todas las estrellas, es un deportista muy caprichoso. Y exigente. El heptacampeón del mundo de MotoGP es el líder indiscutible de Yamaha y desde hace muchos meses mantiene un pulso soterrado con Jorge Lorenzo, quien ya ha comunicado que las próximas temporadas correrá para Ducati, hartó de convivir con el italiano. Ahora, Rossi ha abierto un nuevo pulso en la escudería, al enterarse que Movistar desea el fichaje de Marc Márquez, el piloto más odiado por Valentino.

Yamaha prometió plenos poderes deportivos a Rossi cuando renovó su contrato por dos temporadas. Y la primera petición de Valentino fue el fichaje de Maverick Viñales, una opción factible tras la ruptura del equipo japonés con Lorenzo.

Trato especial en Yamaha

Rossi, que también ha exigido un trato especial a Yamaha en 2016, ha montado en cólera cuando se ha enterado que su equipo ha sondeado el fichaje de Márquez, el piloto al que acusó de venderse a Lorenzo para impedir que él ganara el Mundial de MotoGP de 2015.

"Si viene Márquez, esto será la guerra", comentó a Yamaha una persona muy próxima a Rossi, que aceptó una rebaja salarial para continuar en el equipo japonés. Él insiste en que quiere a Viñales, amigo personal suyo, en Yamaha a partir de 2017.

Altos ejecutivos de Yamaha calmaron inmediatamente a Rossi. No negaron los contactos con Márquez, pero le informaron de que las opciones de fichar al piloto de Cervera están prácticamente descartadas. Los contactos se debieron a las presiones de Movistar y obligarán a Honda a invertir más dinero para pagar al bicampeón del mundo.  

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad