La fiesta loca (con sorpresa) de Marc Márquez en Tokio

stop

El piloto de Cervera celebró por todo lo alto su quinto Mundial

La nueva amenaza para Marc Márquez no es Valentino Rossi

18 de octubre de 2016 (10:38 CET)

Marc Márquez fue el gran protagonista del deporte español el pasado fin de semana. El piloto de Cervera ganó su quinto Mundial, el tercero en la prueba reina (MotoGP), y unas horas después lo celebró a lo grande. Acompañado por Emilio Alzamora, su mánager, Héctor Marín, jefe de prensa, y Santi Hernández, máximo responsable del cuerpo técnico, Márquez destapó todo su desparpajo en un karaoke de la capital japonesa.

El tricampeón del mundo de MotoGP celebrará el último título en Cervera cuando acabe el Mundial. El domingo estuvo acompañado de su círculo más íntimo. En Japón no estaba su madre, Roser, pero sí su padre, Julià, y su hermano Àlex. Y tras la carambola de Motegi tocaba darse una alegría.

En clave positiva

Marc, una persona muy extrovertida, no se cortó un pelo en un karaoke de Tokio. Quienes le acompañaron dicen que la canción no es lo suyo, pero también cuentan que se lo pasaron en grande. Fue una fiesta divertida, pero cordial. Sin recuerdos para nadie. Todo en clave positiva y con la esperanza de repetir dentro de un año. Con permiso de Valentino Rossi y Jorge Lorenzo.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad